Talleres de des-información sobre Consulta Indígena

12 07 2011

Natalia Caniguan

El gobierno se ha empecinado en la realización de una consulta indígena a nivel nacional, a pesar de que múltiples organizaciones y comunidades se han opuesto a ella (inclusive se opuso la Mesa de Diálogo que hace unas semanas se reunió con el presidente para entregarles sus propuestas). A pesar de esta “oposición generalizada”, a comienzos de mes se dio inicio al proceso informativo de la consulta indígena, el que busca la realización de talleres en las comunas tanto de la IX región como del resto del país, para dar cuenta de qué tratará la consulta y qué es lo que se consultará.

Hay comunas como Galvarino y Lumaco, en los que el rechazo a esta iniciativa es tal que los comuneros no asistieron a dichas reuniones, mientras que en otras comunas, con cierta reticencia y desconfianza se han realizado. Pero qué es lo que ocurre realmente en esos talleres, qué información se entrega, es lo que buscaremos mostrar a continuación.

Saavedra, como es sabido, es una comuna con una alta cantidad de comunidades mapuche, algunos de sus dirigentes son partícipes de la mesa de diálogo que se ha efectuado con el gobierno, y al igual como en todas las comunas de la región durante la primera semana de Julio se realizó un taller sobre la consulta indígena.

La convocatoria a dicho taller fue realizada por los medios de comunicación locales y por invitación de los dirigentes, a pesar de ello, l día de la realización del taller (01 de Julio) la llegada de los comuneros fue lenta y desmotivada, la reunión que debía comenzar a las 9 de la mañana, dio inicio recién pasadas las 11 de la mañana, luego de servir un sinnúmero de cafés y dar panes a la gente para que no se les fuera por la espera que había, además de cómo suele ocurrir, cancelarles los pasajes de los buses desde sus comunidades (como medio de garantizar su asistencia)

Muchos dirigentes no entendían bien de qué se trataba dicho taller, es más, casi ninguno de quienes asistimos teníamos mucho conocimiento de qué ocurriría, no entendíamos si esto era ya la consulta, qué implicaba nuestra asistencia a dicha instancia, y qué se buscaba con esto.

Una vez que comienza el taller se comienzan a exponer los temas sobre los cuales tratará la consulta indígena, mostrando para ello videos casi “didácticos” para entender sus propósitos, el primer tema a exponer es el Reconocimiento Constitucional, mostrándolo como la gran obra del gobierno y como fruto de su interés en los pueblos indígenas, cuando exponen el nuevo texto constitucional (qué no sabemos a quién se le consultó) comienzan a surgir los cuestionamientos y críticas. El nuevo texto señala que “la Nación Chilena es una, indivisible y Multicultural” frente a los que algunos comuneros se preguntan qué ocurre con la Nación Mapuche, y es más preguntan sobre quién redacto dicho texto. De parte de los expositores observamos caras de incertidumbre y frente a los cuestionamientos solo señalan “para eso es este taller, para que ustedes hagan conocer sus observaciones y propuestas y nosotros se las pasemos al Presidente”.

Tras esta respuesta, comienzan a surgir nuevas preguntas y qué tienen que ver con algo central ¿para qué se está realizando este taller?. Se pide se explique bien la idea de estar ahí reunidos, a esta altura, nadie entiende nada. Se hace oídos sordos de parte de quienes exponen y se continúa explicando los temas de la consulta. Se pasa así al segundo tema a tratar que es la creación de una nueva institucionalidad, es decir, modificar Conadi por una Agencia de Desarrollo y la Creación de un Consejo de Pueblos Originarios, nuevamente se muestra un video educativo, y llega la hora de las preguntas, donde se repite una situación bastante parecida a la anterior, las preguntas tensionan el ambiente, los expositores repiten su respuesta estructurada “para eso es este taller, para que ustedes hagan conocer sus observaciones y propuestas y nosotros se las pasemos al Presidente” y los presentes nos miramos con cara de “esto no está funcionando”.

Nuevamente se pide se explique qué se hace ahí, cuál es el objetivo de este taller, ¿entregar información?, ¿enviar propuestas?, pero ¿a quién?, ¿qué ocurrirá con esas propuestas? Y lo más importante, ¿de dónde surgieron las propuestas que se están presentando?

A esta altura los expositores deben reformular sus presentaciones, y comenzar por lo qué era lo más obvio, explicar el objetivo del taller (según su programa eso se haría al finalizar las exposiciones). Entonces comenzamos a saber para qué se citó a esta reunión. Según lo que se expone, este es un taller introductorio para que los dirigentes den a conocer a sus comunidades el contenido de la consulta indígena, y aquí se viene el ofertón que hará se calmen por un momento los ánimos, el gobierno dará dinero a las comunidades para que se reúnan, este anuncio sin duda genera interés, ¿de cuánto dinero estamos hablando? ¿todos serán beneficiarios?, etc….

Ahora, en términos reales, ¿de qué se trata dicho “apoyo económico” para las comunidades?, y aquí comenzamos con la letra chica, se señala se entregaran 500 mil pesos a comunidades que organicen jornadas informativas sobre la consulta indígena, dichos fondos serán concursables y para su postulación se debe cumplir una serie de requisitos comenzando por el hecho de que la comunidad organizadora debe a su vez reunir a 10 comunidades más para realizar dicha jornada, estar inscrito en los registros de Conadi y así una serie de antecedentes otorgados en su mayoría por dicha institución. Qué es lo que se puede realizar con dichos fondos es otro tema de interés, y tal como lo señala una de las expositoras “este dinero es para que se junten, se paguen los pasajes, tomen matecito y conversen”, de manera somera se señala que también es posible contratar profesionales de confianza de las comunidades para que los asesoren en la formulación de propuestas y en entender la consulta, a la vez que los mismos que dictan este taller se ofrecen como posibles asesores para las comunidades.

Tras este anuncio, los dirigentes presentes retoman el interés por el taller, ya se sabe se podrá sacar algo de esta actividad, y así se pasa a revisar los siguientes temas presentes en la consulta que tienen relación con la realización de Procesos de Consulta y Participación y la inclusión de la consulta sobre el nuevo reglamento de Sistema de Evaluación Ambiental que ahora considerará la presencia de población indígena dentro de sus estudios y evaluaciones de impacto ambiental a realizar.

Ya tras varias horas de escuchar, el taller llega a su fin, en términos concretos hay poca claridad de los contenidos tratados y del real objetivo del taller, se nos hace entrega de un sobre con la información expuesta, y con formularios para ser presentados con propuestas y observaciones, dichas propuestas se deben presentar hasta el mes de septiembre a Mideplan, habrá que ver si se leerán, y se consideraran o se seguirá con una consulta no representativa ni avalada por las comunidades ni organizaciones indígenas del País, que no se sienten representadas ni mucho menos consultadas dentro de todo este proceso.







Rememorando el Maremoto de 1960 en Puerto Saavedra.

25 05 2010

Natalia Caniguan V.[1]

Este 22 de mayo se conmemoraron 50 años de la ocurrencia del mayor terremoto y maremoto que ha asolado las costas chilenas, su recuerdo aún pervive en la memoria de los habitantes de Puerto Saavedra y se ha vuelto más latente aun producto del terremoto del 27 de febrero recién pasado, el que revivió en la población de Saavedra el temor de que se volviese a repetir la historia.

No cabe duda que el hecho de mayor trascendencia en la historia de Puerto Saavedra, fue la ocurrencia del terremoto y maremoto del año 1960, dicho suceso aún se encuentra vigente dentro de los recuerdos de sus  habitantes, siendo común poder oír comentarios que hacen alusión a como era el pueblo antes de que se produjera la “salida del mar”, ya que tras la ocurrencia de dicha catástrofe, se produjeron grandes cambios dados los niveles de destrucción alcanzados.

El terremoto que se produjo a las 14:55 hrs, tuvo una intensidad de 9,5 grados en la escala Richter y una duración que alcanzó los 10 minutos. No obstante, los temblores comenzaron el día 21 de mayo, sin embargo, la salida de mar producto del terremoto solo se  produjo el día 22 de mayo en la tarde; la gente frente a lo que estaba sucediendo comenzó a arrancar hacia los cerros, huyendo especialmente hacia el cerro Stella Maris, lugar en que se encuentra el cementerio de Puerto Saavedra; todos quienes ahí llegaban comenzaban a organizarse y realizar ollas comunes para poder alimentarse, nadie sabía con certeza que es lo que podría ocurrir.

Primero fueron unos temblores, vinieron tres temblores, uno a las 6 de la mañana, el otro como a las dos de la tarde y el grande que salió el mar a las tres y tanto (…) así desesperados llegábamos a gritar, toda la gente lloraba, a cada rato temblaba y se abría la tierra…las casas quedaron aquí por toda esta orilla de los cerros…[2]

Con el paso de las horas y al poder observar las dimensiones que alcanzó el maremoto,  las personas fueron trasladadas a albergues que se crearon en Carahue y Nueva Imperial; asimismo, una vez que se calmó la situación se instaló en el pueblo el Regimiento Tucapel, el cual estaba encargado del orden y de controlar el acceso de la gente al pueblo, para evitar así los saqueos; por supuestos quienes eran más vigilados, eran los campesinos mapuche que iban al pueblo.

Hasta ese entonces, Puerto Saavedra se emplazaba como un puerto fluvial que contaba con gran cantidad de servicios tales como Banco Estado, Correos de Chile, Juzgado del Crimen, Hospital, además de grandes tiendas comerciales, hoteles y existiendo inclusive fabricas de elaboración de conservas y otros. Puerto Saavedra era un lugar de comercio, esto básicamente por ser un puerto al cual llegaban vapores que traían y llevaban productos desde y hacia otras ciudades.

El maremoto sin embargo cambió abruptamente la geografía de este puerto y con ello alteró el desarrollo que hasta ese entonces se había producido. El cambio más significativo y de mayor importancia fue el cambio en el acceso al mar, que trajo como consecuencia directa el fin del comercio y transporte fluvial existente, sumado a esto, la destrucción de las casas y edificios públicos llevó a que se creara y comenzara a construir un nuevo Puerto Saavedra, esta vez el río Imperial y el mar de sus costas solo serían un atractivo balneario para turistas. Tras el terremoto y posterior tsunami solo quedaron algunas casas en pie y las palmeras de la casa  de uno de los colonos de ese tiempo, la familia Lüer; hoy en día es posible apreciar algunas ruinas que persisten a pesar de la erosión del agua y el desamparo en el que han estado todo este tiempo.

Sacrificio en el Budi.

Otro hecho que se encuentra en la memoria de las personas, es el sacrificio que se produjo en el Budi, los mapuche, producto del temor que les causó el terremoto y el maremoto y como forma de calmar a la naturaleza, decidieron realizar un sacrificio humano, entregando al mar el cuerpo de un niño de la zona; dicho sacrificio se realizó en el Cerro La Mesa.

Cuando hubo terremoto, no hallaron la gente pa donde cortar, cerrito por cerrito, cerrito por cerrito,  y ese donde sacrificaron al niño, ese cerro se salvó, quedó, tiene otro nombre pero es más conocido como cerro La Mesa, ahí mataron al niño, le sacaron la cabecita, el niño pedía dicen, pero yo no escuche muy bien, yo me arranqué, decía para que me van a matar si yo te sirvo abuelo, a mi no me puede matar, toma a un cordero para sacrificar, llegó el otro y le cortó el brazo y como todavía saltaba su cabecita, al pobrecito lo tiraron al mar; pero no voy a mentir, como que la mar se contuvo, se sujetó(…[3])

Este hecho quedó registrado en ese entonces como noticia en la Revista Vea, hubo un gran revuelo por todo lo ocurrido, nadie podía entender por qué un niño debía ser la ofrenda para realizar el sacrificio, por qué no un animal como suele hacerse en otro tipo de ritos. Todo esto llevó a que la Machi que realizó el sacrificio en conjunto con parientes del menor fuesen detenidos y enjuiciados, sin embargo, tras dos años de juicio son declarados inocentes, señalando en ese entonces que “habían actuado bajo los influjos de una fuerza psíquica irresistible e impulsados por un miedo insuperable[4]

La historia del menor ofrecido en sacrificio cuenta que era un pequeño de 5 años, llamado José Luis Painecur, según lo que recuerda la gente, el niño debía ser huérfano, y este menor se encontraba bajo el cuidado de su abuelo, ya que su madre estaba trabajando como “nana” en Santiago, por lo que podía ser ofrendado al mar para que este calmase su furia.

Este hecho es silenciado por la población, la percepción de la gente del pueblo respecto al sacrificio ocurrido es negativa, suelen tratar de justificarla frente a los otros, como un acto de los mapuches y de su cultura, sin embargo, existe un gran reproche a lo que ahí aconteció ya que se critica que la victima haya tenido que ser un niño pequeño, quizás de haber sido un animal el que se ofreciese a la naturaleza no existiría el reproche y silenciamiento que hay de esta historia.

Conmemoraciones.

La tragedia vivida en el año 60, persiste  en la memoria de los pobladores de Puerto Saavedra, sus nuevas generaciones a pesar de no haber vivido dicha experiencia hacen suyo el relato de lo acontecido como si hubiesen estado presentes.

Para conmemorar este nuevo aniversario de la tragedia del año 60, el día sábado se desarrollaron actividades organizadas por el municipio de Puerto Saavedra para recordar lo acontecido 50 años atrás. Antes de comenzar la actividad, se vivió un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas del maremoto, para luego dar paso a la exhibición de un video en el que sobrevivientes del terremoto y maremoto contaban sus experiencias de lo vivido aquel 22 de mayo, asimismo, se homenajeó y se les hizo entrega de presentes a personas que vivieron dicha catástrofe, todos ya adultos mayores que aun viven en Puerto Saavedra.

Por otra parte, se procedió a inaugurar un memorial – que se instalará en la plaza de armas de la comuna – en el que están plasmados los nombres de las víctimas de esta catástrofe, en total fueron 50 personas de la comuna las fallecidas, sin embargo, las pérdidas materiales afectaron a prácticamente toda su población, dichas pérdidas y la magnitud de lo acontecido era posible observarlo en una muestra fotográfica realizada este mismo día, para que los vecinos recordasen y conociesen lo que ocurrió en ese entonces.

Sin duda que este aniversario del terremoto y maremoto fue de gran importancia para los pobladores de Saavedra, los recuerdos de dicha catástrofe no han sido relegados al olvido, es más, siempre los lugareños están recordando esa historia que cambió el devenir del pueblo y dio paso a la fundación de lo que es actualmente Puerto Saavedra, no es posible concebir la historia de este lugar y la idiosincrasia de sus habitantes sin hacer mención al maremoto, cambió en todo sentido la vida de este pueblo, se pasó de ser  una ciudad prospera en pleno auge de desarrollo a una localidad que debió renacer y reinventarse, sus pescadores ahora miran el mar, pero no entran en él, las poblaciones de casas se emplazan sobre los cerros mirando desde la altura el mar, el rio que en ese entonces era un medio de comunicación y transporte hoy corren tranquilas sus aguas calmas y en la temporada estival sirve de balneario para turistas que llegan a la zona, mientras todos esperan como volver a ese desarrollo anhelado y en algún futuro volver a tener un puerto como el de antaño.


[1] Los relatos y la historia narrada provienen de entrevistas realizadas el año 2005 en el marco  de la realización de la práctica profesional, dentro del proyecto Fondecyt Identidad e Identidades. La construcción de la diversidad en Chile,

[2] Entrevista año 2005

[3] Entrevista año. 2005

[4] Diario Austral. Lunes 24 de mayo de 2010. Pág. 3





Reportaje sobre Puerto Saavedra, realizado por Arnaldo Perez Guerra[i] y publicado en periódico Azkintuwe.

4 02 2010

Puerto Saavedra, capital costera del empobrecimiento mapuche

Puerto Saavedra está a 85 kilómetros de Temuko. Según el Censo 2002, la población urbana es de 19%. La encuesta Casen 2003 señaló que un 16,4% de la población es indigente, y un 38,3% vive en situación de pobreza. Hay una directa relación entre mapuches y pobreza. Que la ciudad y la comuna lleven el nombre de Cornelio Saavedra, además, es una ofensa para los mapuches.

ARNALDO PÉREZ GUERRA – PUERTO SAAVEDRA, WALLMAPU – 03 / 02 / 10

Leer Artículo Completo en http://www.azkintuwe.org/fab031.htm


[i] aperezguerra@yahoo.es





Historia de la Posta de Salud de Romopulli, Lago Budi, IX Región.

28 01 2010

Francisca Villarroel[i]

Luis Emilio Rojas[ii]

Víctor Gutiérrez[iii]

Bartolomé Calfuleo[iv]

“Hoy en Romopulli, tenemos una posta de salud, si alguien tiene una enfermedad, sabe que cuenta con un espacio cercano en el que será atendido. Llegar a tener una posta de salud en Romopulli no ha sido fácil, ha sido producto del esfuerzo de varias personas de la comunidad y de fuera, que después de muchos años de trabajo lograron instalar definitivamente una posta.”

“Por eso, queremos hacer un reconocimiento a esas personas y recordar la historia de cómo fue la creación de la Posta de Romopulli”


[i] Socióloga, alumna de Magíster de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y tesista del Proyecto Fondecyt Nº 1095024 “Conmemoraciones y Memorias Subalternas”

[ii]Profesor de Educación Física, alumno del Magíster de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano y tesista del Proyecto Fondecyt N° 1095024 “Conmemoraciones y Memorias Subalternas”.

[iii] Auxiliar Paramédico Posta Rural de Romopulli, Departamento de Salud Municipal, Puerto Saavedra.

[iv] Habitante de Romopulli, Cantautor.





Etnoturismo en el Budi

4 01 2010

Natalia Caniguan

Comienza la temporada estival y con ello comienzan a llegar los turistas hasta el Budi, potenciando de esta manera una nueva posibilidad de generar ingresos económicos para las comunidades mapuche, esto a través del Etnoturismo o también llamado Turismo Mapuche, actividad que cada día va en aumento y que como tal, no ha estado exenta de críticas de algunos sectores, así como también de problemas producto de la asociatividad y el trabajo en conjunto. A continuación presentaremos un esbozo acerca de, ¿en qué consiste esta actividad en este territorio?, el por qué surge esta actividad y su incidencia dentro de la población.

El Municipio de Saavedra ha definido tres ejes de desarrollo para la comuna, estos son la pesca, la producción de papas y el turismo, este último desarrollado en los poblados de Puerto Saavedra, especialmente en el sector de Boca Budi que se ha constituido como enclave turístico, dotado de cabañas y hospederías para recibir a los turistas; no obstante, los últimos años ha tomado impulso el desarrollo de iniciativas turísticas al interior de la cuenca del Lago Budi, en el territorio habitado por comunidades mapuche, siendo ellos quienes han emprendido actividades de etnoturismo o turismo mapuche, tendiente a dar a conocer su cultura, así como también generar ingresos adicionales para sus familias, puesto que la agricultura, que ha sido el sostén económico fundamental de las familias, cada vez exige mayores trabajos y menores remuneraciones, dado el agotamiento de los suelos y los cambios climáticos que se están produciendo.

Es así, como el año 2000 se llevó a cabo en el territorio del Budi un proyecto que buscaba unir a familias interesadas en desarrollar el turismo como iniciativa que clip_image002les propiciara nuevos ingresos económicos, formándose en ese entonces la Red de Turismo Azlilko Leufu Budi, que reunió en sus inicios a 21 familias, todas ellas habitantes de la cuenca del Lago Budi, quienes comenzaron a prestar diversos tipos de servicios tales como venta de artesanías con productos de la zona (tejidos, chupón), alojamiento en cabañas y rukas y degustación de comida mapuche como catuto y mudai, entre otros. Hasta antes de la institucionalización de las actividades turísticas, era común observar en el sector de Playa Maule (Puerto Saavedra) a mujeres mapuche ofreciendo sus artesanías, se les ve caminar por el sector con pilguas (bolsos de fibra) y diversos artículos tejidos en chupón principalmente.

Con el surgimiento de estas iniciativas, se comienza a hacer visible el tema turístico, en el camino público (camino rural principal) notamos la presencia de señalética que nos indica la existencia de alguna de las iniciativas familiares que se han emplazado, las que si bien en un comienzo nacieron bajo el alero de una fundación externa que apoyó el proceso de asociatividad de los comuneros, finalmente se fue desarrollando de manera autónoma por cada una de las familias participantes.

No obstante, cabe destacar dentro de estas iniciativas la surgida al interior de la comunidad de Llaguepulli, que se encuentra ubicada en el límite sur del Lago Budi, en la comuna de Teodoro Schdmit y donde a diferencia de los otros casos, esta actividad es desarrollada por la comunidad en su clip_image004conjunto, distribuyéndose las tareas que implica el desarrollo del turismo entre los comuneros, es así, como hay quienes prestan alojamiento en cabañas y rukas, mientras otros son los encargados de realizar paseos y cabalgatas, asimismo, hay quienes realizan y venden sus artesanías y finalmente quienes ofrecen otros productos como por ejemplo quesos y mermeladas a los visitantes, con ello, toda la comunidad participa de este nuevo rubro, potenciándose los lazos de unión de sus miembros, además de generar ingresos económicos para todos los participantes, evitando con ello el surgimiento de distinciones económicas y con ello envidias y rivalidades al interior de la comunidad.

El desarrollo del etnoturismo y turismo mapuche, no está exento de problemas y críticas, hay quienes juzgan el llevar a cabo tales experiencias señalando que se está vendiendo o folclorizando la cultura mapuche, no obstante, quienes apoyan el desarrollo de esta actividad señalan que al contrario, esto ha permitido una revalorización de lo mapuche en tanto los comuneros han debido interiorizarse en su historia y sus costumbres para darlas a conocer a los demás, lo que a su vez genera una mayor socialización y transmisión de lo que es ser Mapuche, se busca hacer evidente la diferenciación con el resto de la sociedad.

De igual manera, cabe destacar que al ser los propios comuneros quienes han emplazado las iniciativas turísticas dentro de sus tierras familiares y quienes velan por su desarrollo y continuidad, hay un respeto por la naturaleza y un cuidado de no sobreexplotar la actividad, no son personas ajenas al territorio quienes controlan la actividad, por lo tanto está aportando al desarrollo de cada unidad familiar. De todas formas, el etnoturismo es una actividad reciente en este territorio, por lo que habrá que observar que ocurre más adelante con el, ver que cambios puede provocar al interior de las comunidades y ver si realmente aporta al “desarrollo con identidad” o solo es una alternativa económica que resulta ventajosa para desarrollar en estos momentos.





Movimiento Lafkenche del Budi

6 10 2009

El movimiento Sin Tierras del Budi, miembro de la Alianza Territorial Mapuche desde el mes de Julio vienen realizando tomas de fundos en la localidad de Puerto Domínguez y en Hualpín, con el fin de conseguir la restitución de dichas tierras; en el primero de estos fundos perteneciente a la Iglesia Católica se ha llevado a cabo una ocupación productiva, en tanto se tienen animales dentro de las tierras y se ha construido un rancho en el cual hospedan para cuidar sus animales. Por otra parte, en el Fundo Lumahue de Hualpín, propiedad de un particular, desde hace tres semanas, se están haciendo ingresos al fundo cada dos días, con lo cual quieren mantener la presencia en el territorio. La ultima de estas entradas se produjo el día domingo 4 de octubre, y el día lunes estando aun al interior del fundo se produjeron enfrentamientos con carabineros, por lo cual se desocupó el fundo, no obstante, se volverá a el como forma de presión por la resitución de los territorios.

Frente a todos estos hechos es que reproducimos sus comunicados.

Comunicado Lafkenche Territorio Budi por recuperacion de tierras

Ya es tiempo de hacer justicia para las comunidades mapuche

Comunidades Mapuche Lafkenche del Territorio Budi, integrantes de la Alianza Territorial Mapuche vienen a comunicar lo siguiente:

1.- Hoy domingo 04 de octubre, una vez más alrededor de 40 personas hemos ingresado al fundo Lumahue ubicada en la comuna de Teodoro Smith en la Novena Región, para hacer control territorial de estas tierras cuyos legítimos dueños eran nuestros abuelos, posteriormente adquiridas irregularmente por latifundistas y que hoy sus herederos demandamos sin descansar hasta lograr el objetivo

2.- Demandamos estas tierras porque vemos a nuestras comunidades empobrecidas y arrinconadas. Las familias mapuche cuyas tierras administran son extremadamente escasas y sobre explotadas. Los rendimientos de sus sembradas son insuficientes para alimentar a sus hijos, menos para costear sus estudios.

3.- Los animales que nuestras familias mapuche poseen en sus pequeños predios, por falta de alimentos son de escasa calidad y no alcanzan a promediar el nivel que el mercado exige para su venta y/o adquisición. Los forrajes que muchas veces son adquiridas para su alimentación solo permiten la sobrevivencia y así evitar su muerte.

4.- Una vez más emplazamos e invitamos a la Presidenta Michel Bachelet que en tiempos de su campaña electoral recorrió nuestras zonas en busca de votos, que hoy al término de su mandato lo haga otra vez y demuestre así la verdadera voluntad política de diálogo que dice representar, poniendo a disposición los recursos para que dichas tierras sean adquiridas y devueltas a nuestras comunidades.

5.- Consideramos que sus últimos anuncios como nombrar a Viera Gallo como nuevo encargado Especial de Asuntos Indígenas, anunciar la creación de un Ministerio de Asuntos Indígenas, no son otra cosa que afianzar la tecnocracia y la burocracia en el país, porque no son respuestas a nuestras verdaderas demandas explicitadas claramente en nuestra carta depositada en la Moneda el pasado 07 de julio, cuando ella no quiso recibir a nuestros lonkos -autoridades tradicionales-, en Santiago.

6.- Finalmente hacemos un llamado a los latifundistas que administran extensas tierras mapuche, que las pongan a disposición de venta a precios reales y justos, no especulen con sobreprecios que dificultan la negociación con el estado. Ya suficiente provecho han sacado y se han enriquecido, mientras muchas familias mapuche se han empobrecido.

Ya es tiempo de hacer justicia para las Comunidades Mapuche

¡Amulepe Tain weichan – Que siga nuestra lucha!

COMUNIDADES MAPUCHE LAFKENCHE DEL BUDI