Los Derechos de los Campesinos

6 07 2010

A continuación presentamos una nota introductoria acerca del Foro de Derechos Humanos desarrollado en la ciudad de Nantes, Francia, los días 28 de Junio y 1 de Julio del presente año. Luego se expone un artículo acerca de los Derechos de los Campesinos, presentado en dicho Foro, articulo del investigador José Bengoa.

FORO MUNDIAL DE DERECHOS HUMANOS


Introducción Los derechos de los campesinos.

En la ciudad de Nantes, Francia se ha desarrollado entre el 28 de Junio y el 1 de Julio del 2010, el Foro Mundial de los Derechos Humanos, uno de los eventos de mayor relevancia en estas materias. Participaron 4.700 personas provenientes de todo el mundo, pertenecientes a las ONGs más importantes, a grupos de base, a instituciones nacionales de Derechos Humanos, a Universidades.

Nantes comenzó a organizar este Foro Mundial junto a la Unesco hace ya varios años. Es interesante la razón de esto. Nantes fue el mercado principal de esclavos africanos de Francia y uno de los mayores de Europa. La riqueza de esa ciudad se construyó en buena medida en torno a la “trata”, quizá el mercado mas deleznable que nunca haya habido en la historia humana y que le daba a quienes lo hacían, los “negreros”, pingues ganancias. Hace años las autoridades socialistas de Nantes comenzaron a hacer una suerte de autocrítica histórica y consideraron que el mejor modo de  criticar lo que había ocurrido en esa ciudad antiguamente era transformarla en un espacio privilegiado de debate sobre los Derechos Humanos. En la ciudad se construyó un enorme y moderno centro de Congresos y en este momento se levanta el Memorial de la esclavitud, una obra de grandes dimensiones destinada a recordar lo ocurrido y a hacer que nunca más vuelva a ocurrir algo semejante. Este memorial esta siendo levantado al lado del rio Loira a donde llegaban los barcos cargados de africanos. La gente va a caminar por un pasadizo de piso de tablas de madera que va a asemejar la “cala” del buque negrero y donde se van a escuchar los pasos y ver el agua encima de las cabezas de los visitantes.

Estos Foros por lo general congregan dos tipos de actividades, las de denuncia y las de análisis. Las denuncias fueron en algunos casos impresionantes.

La situación por ejemplo de la libertad de prensa y de los defensores de los derechos humanos es un tema central. Las cosas no andan muy bien en una gran cantidad de países. Una joven periodista de Sudán venía  saliendo recién de la cárcel a donde la habían condenado por sus opiniones y por usar pantalones. Si, por usar pantalones. Fue condenada además de la prisión a cuarenta latigazos que le dejaron llagas en la espalda. Abandonó como pudo el  país y ha comenzado una campaña valiente dando su testimonio por el mundo. En su presentación mostró como las mujeres de Sudan en los años cuarenta y cincuenta e incluso sesenta del siglo veinte no usaban pañuelos ni velos que le taparan la cara, ni estaban obligadas a llevar ropa pesada hasta los pies que hoy en día les cubre de cuerpo entero. Una vez más pudimos percibir que la llamada a veces “tradición” no es tal. Como han probado muchos autores, Eric Hobswan por ejemplo en el caso ingles, son supercherias inventadas recientemente que se cubren con el manto de “ser tradicionales” y por tanto no modificables. Son solamente instrumentos de poder.

La cuestión del trato a las mujeres sigue siendo un tema central en estas reuniones y también el trato discriminatorio a la homosexualidad. Hay 100 países aún donde la homosexualidad ejercitada entre adultos y libremente consentida es un considerada un crimen. Las cifras de personas presas por ese llamado “delito” siguen siendo enormes en el mundo. No solamente se trata de la homofobia sino de la criminalización de la vida privada.

La cuestión indígena fue también motivo de muchas mesas redondas, reuniones y participaron personas y representantes venidos de Guatemala principalmente y Colombia. La situación en Colombia ha sido muy difícil a consecuencia de la represión ocurrida el 12 de Octubre pasado donde murieron muchos indígenas de la región del Cauca que iban en una marcha pacífica y fueron atacados por el ejercito. En Colombia se dan procesos indígenas muy interesantes producto de la ley constitucional que reconoció los “Resguardos” como territorios dotados de un cierto grado de autonomía. Muchos de estos resguardos han sido verdaderamente tales frente a la violencia y la guerra interna. Han sido y siguen siendo también atacados por diversas fuerzas. El movimiento, liderado por el CRIC, las comunidades del cauca, es bastante fuerte y movilizado. Igualmente se  denunciaron las situaciones de la selva peruana y de diversas situaciones de violaciones a los derechos indígenas en Guatemala y otros países. Estos Congresos son importantes tribunas para dar a conocer lo que ocurre en los Pueblos Indigenas. Hay una gran cantidad de periodistas, ONGs especializadas en comunicaciones, en fin, es una instancia importante de la Sociedad Civil, como se suele decir. De Chile no hubo representantes, ni de ONGs, ni de las organizaciones mapuches o indígenas en general.

Una reunión que duró dos días completos se dedico a la cuestión de la Crisis Alimentaria Mundial, asunto que era el centro del debate este año en este Congreso y para lo cual habíamos sido invitados. Como se sabe la crisis de los alimentos se ha desatado a consecuencia de la especulación de los precios de los productos de primera necesidad, de las enormes cantidades de subsidios que los países desarrollados entregan a sus agricultores, del uso discriminado de alimentos y sobre todo maíz para confeccionar bio carburantes y que ha llevado a elevar el precio del grano y consecuentemente de  la tortilla provocando muchas veces hambrunas entre la población pobre. Lo nuevo de esta crisis alimentaria es que el capital financiero especulativo que hizo crisis en el sistema de viviendas, la crisis subprime bien conocida, se ha desplazado a los mercados alimentarios provocando una espiral de especulación. Se transan enormes cantidades de alimentos que no existen, que podrán o no ser producidos, provocando una suerte de ascensor desbocado en los precios. Elegantemente le denominan “volatibilidad”. Los agricultores a veces, entusiasmados por los altos precios invierten en esos rubros y al año o meses siguientes se desploman los precios provocando la ruina como ha ocurrido con el algodón en África, el arroz en Asia y muchas otras situaciones altamente conflictivas. En Chile a pesar de que no tenemos esa “volatilidad” en los precios, también se ha hecho ver esta desregulación absoluta de la economía especulativa mundial.

En este Foro se analizo en primer lugar el porqué todas las ultimas reuniones internacionales para ponerse de acuerdo sobre los precios de los alimentos han fracasado. Las cifras son terribles, Pierre Sane de la Unesco señaló cifras aterradoras de niños que mueren de hambre al día en el mundo. No es fácil saber el modo como se han construido pero hay quienes hablan de un niño que muere cada 35 segundos, esto es, dos por minutos al día. Se puede hacer las multiplicaciones y se pueden ver los sitios de Internet que se han dedicado a propagandizar estas cifras tenebrosas.

Lo cierto es que todas las rondas de reuniones organizadas por la Organización Mundial de Comercio, OMC, la principal organización mundial, la que tiene supuestamente mas prestigio y poder, han fracasado. Las reuniones de Roma en que la FAO ha tratado de establecer algunas regulaciones también terminó en cero. Y así ha ocurrido también con las recientes reuniones de los veinte países más grandes e importantes del mundo. Es un área de tal complejidad que nadie se pone de acuerdo.

Frente a la crisis, los Derechos Humanos rezaba el slogan del Congreso Mundial. Y frente a la crisis alimentaria la propuesta es el Derecho a la alimentación, uno de los derechos inalienables del ser humano. Es la idea de partir no de las soluciones prácticas sino de los deberes absolutos. Se señaló que frente a esta situación de crisis se requiere reafirmar el Derecho a la Alimentación y cada Estado responsable de resolver y cumplir con este derecho, deberá tomar las medidas adecuadas.

Un debate central es el  modo cómo este derecho se cumple. Es sabido que se dice que los Derechos Económicos Sociales y Culturales deben ser cumplidos “de manera progresiva”. Es uno de los asuntos más complejos y controvertidos en estas materias. Es evidente que en materia de alimentación no puede haber un cumplimento progresivo como al igual que los otros derechos a la vida. O se alimenta a un niño o no se lo alimenta lo suficiente y se muere; no se lo puede alimentar “un poquito”. Así como no se puede torturar  “un poquito”.

Esta concepción, de la cual hay decisiones jurídicas muy importantes como un Comentario General del Comité de Derechos Económicos Sociales y Culturales, CERD, ha conducido a acciones legales nacionales e internacionales de mucha importancia y efectividad. El Estado frente a la no alimentación tiene el deber de actual en forma inmediata y si no lo hace esta violando ese derecho fundamental de la población. Si no tiene los medios debe acudir de inmediato a la comunidad internacional. Se presentaron en el debate numerosos casos de juicios, movilizaciones, en fin, acciones en torno a la defensa de este derecho.

En el marco de estos derechos es que surge el derecho de los campesinos. Se señala que los campesinos como productores de alimentos tienen derechos también que les son fundamentales. No solo muchas veces son violados sus derechos a la alimentación sino como productores de alimentos juegan un papel central y si no lo pueden cumplir por causas ajenas a ellos mismos tambien se trataría de una violación a estos derechos.

Via Campesina es una organización internacional que agrupa a una cantidad muy apreciable de productores en el mundo. En Chile Anamuri, la Asociación nacional de Mujeres Rurales e Indígenas es la representante de esta organización internacional. Desde hace años que está luchando por conseguir que el sistema internacional reconozca los Derechos de los campesinos. Como resultado de la crisis que hemos explicado el Consejo de Derechos Humanos de las naciones Unidas le ha solicitado a un grupo de trabajo de cinco personas que comience a analizar estos textos y a proponer algunas ideas en torno a estas materias.

Es un largo proceso el que comienza. Los campesinos no indígenas quisieran llegar a tener una legislación semejante a la que poseen los indígenas, por ejemplo con el Convenio 169. El Consejo de DDHH de la ONU al solicitar a el Comité Consultivo de la ONU que comience a analizar el asunto inicia un proceso que normalmente toma años. No se trata de escribir en solitario una Declaración sino de analizarla en forma participativa con los campesinos mismos y también con los gobiernos que finalmente serán quienes votarán a favor o en contra una propuesta de esta naturaleza. Hay muchos puntos que se debatirán a fondo y que sin duda son controvertidos. Pero no cabe duda que la protección de las tierras y las aguas de los productores campesinos, de sus propiedades frente al saqueo de las empresas transnacionales, de los monocultivos, de las semillas transgénicas, etc… son temas que están y estuvieron en Nantes, en el centro de los debates. [1]

Quizá uno de los aspectos de mayor interés en estas discusiones es la posibilidad de unir acciones en el mismo sentido tanto desde los países desarrollados como de los no desarrollados. En Europa hay una conciencia cada vez mas fuerte de que sino se protege a la pequeña producción familiar campesina, la espiral de deterioro de los sistemas alimentarios será creciente. Las experiencias de las “vacas locas” primero y de múltiples pandemias ha afectado profundamente a los consumidores. Una de las reuniones se dedicó a los “mercados alternativos” sobre todo de alimentos en el denominado “Comercio Justo”. Se trata de redes en que se certifica que los productos además de ser de buena calidad son producidos por campesinos, organizaciones cooperativas, etc…Las experiencias que se escucharon son muchas y muy positivas. Cada año aumenta el volumen del “Comercio Justo”. La máxima es que nunca se paga menos que el precio de producción, que sería el concepto de “lo justo”. Si bien en muchos casos los precios de los almacenes del Comercio Justo, son mas caros que los supermercados, los productos están bien certificados y por tanto hay personas, clientes, que los prefieren. Estas experiencias son la base de un tratamiento diferente entre el primer y el tercer mundo y sin duda que hay que ponerles atención.

LOS DERECHOS DE LOS CAMPESINOS.

Ciudad de Nantes, Francia, Junio del 2010

POR JOSÉ BENGOA

A. Introducción.

1. La crisis alimentaria mundial condujo al Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas a fines del año 2008 a solicitar al Comité Consultivo de los Derechos Humanos, un estudio acerca de las consecuencias que esta crisis tendría sobre el Derecho a la Alimentación. El Comité Consultivo consideró una serie de aspectos que están íntimamente ligados al pleno cumplimiento de este Derecho y uno de los principales se refiere a los derechos de los campesinos,  pequeños productores agrícolas, y otros grupos y poblaciones de carácter rural, tales como los pueblos nómades, cazadores, pastores, recolectores, pescadores, etc…Muy importante en este debate ha sido la mención de los campesinos sin tierra. El objetivo ha sido que el Consejo autorizara o demandara un estudio sobre estas materias a ser realizado por el Comité Consultivo, lo que ha ocurrido en el curso del año 2010. A partir de los próximos meses este Grupo de Trabajo deberá comenzar a analizar su plan de trabajo. [1]

2. La crisis alimentaria mundial no pareciera ser un hecho efímero, sino más bien de carácter permanente. Si bien es cierto que su punto más alto estuvo relacionado con la especulación de los alimentos básicos, en los últimos años se ha producido un desorden complejo de explicar en materia de precios, de volúmenes de productos alimenticios, en fin, un mercado alimentario de alta volatilidad. En el año 2010 vuelven a sonar las sirenas de alarma respecto a la especulación agro alimentaria, y se producen amenazas masivas contra los derechos de los campesinos y pequeños productores.

3. Las consecuencias de estas crisis sucesivas sobre la población son evidentes y otras partes de este informe se hacen cargo. Poblaciones sometidas a la amenaza del hambre o simplemente de la hambruna. Pero en los pequeños productores de alimentos la crisis tiene efectos devastadores. Áreas enormes de productores campesinos se ven sometidas a crecientes dificultades, sin comprenderse demasiado bien cuáles son las alternativas existentes.

4. Las poblaciones rurales y campesinas forman prácticamente la mitad de la población mundial. En términos estadísticos hace seis años se señaló como el momento en que la población urbana por primera vez había superado a la población rural del mundo. Su importancia es evidente tanto por su número, como por su significado económico, político y cultural. Se señala en diversos informes que un 75% de esta población rural campesina estaría viviendo en situación de pobreza.

5. El sistema  Internacional de los Derechos Humanos ha dejado en un relativo olvido a este gigantesco sector de la población mundial. Así como ha sido particularmente cuidadoso de establecer normas para sectores específicos vulnerables como las mujeres, los niños, los pueblos indígenas recientemente y muchos otros, no ha tenido respuestas a las demandas de este sector. Se podría señalar sin exageraciones que los llamados “Olvidados de la Tierra” han sido y son también los “olvidados de los derechos Humanos”. Un importante objetivo de reparación debiera ser una de las urgencias tanto del Comité Consultivo como del Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

B. Definiciones.

6. Campesinos. Para los efectos de este trabajo entenderemos como campesinos a los pequeños productores agrícolas, hombres y mujeres, que trabajan en su propia tierra, de dimensiones pequeñas, en tierras alquiladas o tradicionalmente cedidas o en tierras que no son de su propiedad. Se trata de una explotación productiva en que la autosubsistencia juega un papel fundamental y en que la mano de obra es predominantemente familiar, aunque no exclusivamente. Son economías relacionadas con los mercados locales y por lo general, tiene poco acceso al crédito formal o bancario, a sistemas modernos de transferencia tecnológica, al uso de maquinaria y formas modernas de producción.

7. Sociedades Campesinas. Los campesinos no viven aislados, sino en aldeas, agrupaciones, en fin, “sociedades campesinas”. Cuando están diseminados en sus viviendas por el campo, poseen un centro que normalmente es el mercado al que se acude periódicamente. En la mayoría de los casos las familias campesinas son parte de comunidades o sociedades rurales mayores. En éstas existen sistemas de solidaridad, autorregulación, formas de poder local, justicia y suelen poseer una enorme riqueza cultural.

8. Destrucción del campesinado. Las “Sociedades campesinas” están sometidas a fuertes presiones y no son pocas las veces que la “diferenciación campesina” se introduce en su interior, provocando que ciertos grupos se enriquezcan y dejen de ser campesinos y otros grupos se empobrecen de tal suerte que también dejan de serlo. El “asedio” a estas sociedades proviene de diversas partes y causas. Uno de los de mayor importancia es el crecimiento del monocultivo, generalmente de carácter industrial, que arrasa con propiedades y áreas campesinas. La presencia expansiva del latifundio, del monocultivo, de la agroempresa, conduce a la destrucción del campesinado con graves consecuencias sobre el conjunto de la sociedad y el mundo.

9. Campesinos sin tierra. En estos casos encontramos a los “Campesinos sin tierra” que habiendo sido  parte de esas “Sociedades Campesinas” ya no tienen tierra en donde trabajar y deben hacerlo de manera  asalariada. Uno de los fenómenos más universales en el mundo rural contemporáneo son estas masas de campesinos sin tierra, que deambulan en busca de trabajos temporales. Muchos de ellos, miles y a veces millones, deben instalarse en pésimas condiciones en las ciudades o migrar internacionalmente.

10.  Junto a estas sociedades campesinas propiamente tales hay numerosos grupos rurales específicos de la mayor importancia en cuanto población y producción de alimentos:[i]

a)      Grupos pastoralistas y nómádicos. En determinadas partes del mundo existen sociedades relacionadas con el pastoreo de animales que se desplazan a veces por largos territorios y no pocas veces cruzando diferentes países.  Estos grupos suelen tener muy pocos derechos reconocidos y por tanto vivir en condiciones de alta vulnerabilidad social e individual, cuando no ser de los grupos mas pobres de la sociedad y del mundo.

b)      Comunidades de Pescadores. La pesca artesanal se define por el carácter familiar de la actividad oponiéndose a la de carácter industrial. En cada país además se establece una distinción según el tamaño de las embarcaciones, el tipo de aperos y aparejos de pesca, en fin, características técnias de la actividad. Los pescadores artesanales viven al igual que los campesinos en comunidades al borde de la costa, los lagos o ríos, tienen sus propias costumbres, sus principios y cultura. Su actividad es una de las mas peligrosas de la humanidad considerándola de esta manera la OIT, dado que es el sector dónde la tasa de mortalidad laboral es la mas alta. No existe tampoco un código de derechos ligados a este sector aunque en innumerables ocasiones las organizaciones de pescadores artesnales se han acercado a Naciones Unidas con sus demandas.

c)      Recolectores. A pesar del desarrollo existente en la humanidad existen numerosos grupos y sociedades de recolectores. Las de mayor importancia son aquellas que viven de los bosques y sus productos, quienes se han organizado en varias ocasiones, con todas las dificultades que se puede imaginar, de modo de llevar al terreno internacional sus demandas.

11.  Campesinado, Pueblos Indígenas y Minorías. Existe un traslape entre las sociedades campesinas, los pueblos indígenas y las minorías. Se puede señalar que existe un importante sector que solamente y exclusivamente es de carácter campesino. Son poblaciones que forman parte intrínseca de la sociedad nacional, regional o local, sin distinguirse del resto por su carácter étnico o minoritario. Hay sin duda muchas poblaciones campesinas que también ostentan el carácter de indígena y en ese aspecto están cauteladas y protegidas por ese tipo de derechos específicos. Y hay sin duda muchas sociedades campesinas que podrían ser comprendidas, y a veces lo son, como minorías de carácter étnico, lingüístico, religioso o nacional y en esa medida podrían estar protegidas por la legislación internacional y nacional relacionada con ese tema. En este último caso la protección se relaciona solamente con su aspecto “minoritario” y no con su carácter de productores campesinos, por ejemplo, con sus derechos a la tierra, en fin, aspectos económicos y productivos. Un cuerpo de derechos relacionados con los campesinos y otras sociedades y comunidades rurales debería contemplar en primer lugar a los sectores no comprendidos en otras legislaciones y a los aspectos campesino productivos que no se contemplan en esos otros marcos protectores.

C. Desafíos[ii]

Un estudio que se encomendase para iniciar la elaboración de instrumentos internacionales de protección y derechos específicos de estos sectores debería contemplar numerosos aspectos, que sin pretender agotarlos, serían tales como:

12.  Derechos a la tierra. No cabe mucha duda que el corazón de un conjunto de derechos campesinos se refiere a los derechos territoriales.

13.  Derecho al medio ambiente. Un segundo elemento se refiere a los derechos a vivir y convivir en un ambiente limpio, no contaminado, en que los recursos naturales puedan ser aprovechados de manera equitativa y sustentable. Asuntos como el monocultivo son sin duda uno de los aspectos de mayor importancia hoy en día en las cuestiones campesinas.[iii]

14.  Participación campesina. Pocas dudas cabe que el tema de la participación de las sociedades y comunidades campesinas en las decisiones que esl competen estará en el centro de un conjunto de derechos y obligaciones de los Estados en estas materias.

15.  Sin tierra. Las agrupaciones de “sin tierra” son hoy por hoy una realidad en el mundo. Demandas de tierras, de reformas agrarias, de distribución equitativa de estos recursos son indispensables no soloamente para el mantenimiento de la paz sino también para el desarrollo. Los derechos de los “sin tierra” debiera ser uno de los aspectos centrales de este estudio.

16.  Pescadores y recursos hídricos. El mar, los ríos y lagos han estado siendo explotados de manera inmisricorde por las grandes empresas extractivas. Los pescadores artesanales ven muchas veces atónitos, como estos recursos son depredados. Ellos han trabajado en el mar, en ríos y lagos por decenios y siglos muchas veces, sin provocar grandes desastres naturales. Son muchas las voces que ven en los pescadores artesanales no solamente un sector productivo determinante sino también el único que puede preservar los recursos en un cierto equilibrio y sustentabilidad. El debate sobre los derechos marítimos, extractivos, etc…será parte del estudio que acá se señala.

E. Conclusión.

Parecería indispensable contar con un estudio preliminar acerca del significado e importancia de un instrumento acerca de los Derechos de los Campesinos y otras agrupaciones rurales. En este sentido se solicita al Consejo de los Derechos Humanos que demande  al Comité Consultivo su realización.

Adjuntamos los link para descargar más información (textos en inglés)

Informe Sobre el Derecho a la Alimentación Descargar texto completo

Derechos Campesinos Descargar texto completo


[1] El Grupo de Redacción de el Comité Consultivo esta formado por el profesor Jean Ziegler de Suiza por la región europea, la abogada Mona Zulficar de Egipto por la región africana, el profesor Leiv Ustunof del Azerbayan por  Europa Oriental, la profesora de Sociología de la Universidad de Seul, Mme. Chung por Asia y por José Bengoa en representación de la Región de América Latina y el Caribe.


[i] El antiguo Grupo de Trabajo sobre Minorías de la Subcomisión de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, estableció de modo permanente en su agenda anual de trabajo, la cuestión de los grupos pastoralistas o ganaderos itinerantes, nómades, pescadores artesanales, recolectores, etc…En las actas que se encuentran en la página web del HCRH se pueden encontrar numerosas intervenciones tanto de los dirigentes que viajaban a las reuniones anuales a presentar sus demandas como las resoluciones de los miembros del Grupo de Trabajo.

[ii] La Organización Via Campesina señala: Existen ya algunos mecanismos y leyes dirigidas a proteger los Derechos Humanos, como por ejemplo el Pacto Internacional sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC). Aún así, son limitados, especialmente en lo que respecta a los derechos específicos de los campesinos y de las campesinas. Igualmente, la Carta del Campesino, producida por la ONU en 1979, tampoco ha sido capaz de proteger a los pequeños agricultores de la políticas internacionales neoleberales. Tampoco ninguna de las demás convenciones internacionales que incluyen derechos de los campesinos han sido suficientes. Entre ellas se encuentran las siguientes: Convención 169 de la Organización Inernacional del Trabajo, la Cláusula 8-J de la Convención sobre Biodiversidad, el punto 14.60 de la Agenda 21, y el Protocolo de Cartagena.

Es por todo lo anterior que La Vía Campesina lleva haciendo campaña desde el 2000 para crear un instrumento dentro de la ONU que respete, proteja, complete y promueva los Derechos de las Campesinas y de los Campesinos. Nosotros también promovemos el desarrollo de mecanismos legalmente vinculantes a nivel local, regional, provincial y nacional que garanticen la protección de los Derechos de las Campesinas y los Campesinos. La larga lucha por la adopción de convenciones internacionales va de la mano con la lucha en la tierra, en nuestros campos, en la realidad de nuestra vida cotidiana.

Como primera etapa para la adopcíon de una Convención sobre los derechos de los Campesinas y los Campesinos por el Consejo de Derechos Humanos, pedimos, para antes del fin de año, la adopción de una Declaración por el Comité Asesor del Consejo de Derechos Humanos.

Como ha manifestado La Vía Campesina en su propia Declaración sobre los Derechos de las Campesinas y los Campesinos, los derechos de las campesinas y los campesinos consisten principalmente en (1) el derecho a la vida y a un nivel de vida digno; (2) el derecho a la tierra y al territorio; (3) el derecho a las semillas y al saber y las práctica agrícolas tradicionales; (4) el derecho a los medios de producción agrícola; (5) el derecho a la información y a la tecnología agrícola; (6) la libertad para determinar el precio y el mercado para la producción agrícola; (7) el derecho a la protección de valores en la agricultura; (8) el derecho a la diversidad biológica; (9) derecho a preservar el medio ambiente; (10) la libertad de asociación, opinión y expresión; y (11) el derecho al acceso a la justicia.

[iii] Christian Courtis.Monocultures: on the frontier of human rights. Geneva, 17 October. 2009


[1] En las semanas recién pasadas ha surgido un caso en Haití que es necesario consignar. La empresa productora de semillas norteamericana Montesanto ha querido regalar a Haití una enorme cantidad de toneladas de semillas de maíz de carácter híbrido. Estas semillas solamente pueden plantarse una vez. Las semillas de estas semillas pierden el poder reproductivo casi completamente. Los campesinos de Haití agrupados en Vía Campesina han protestado y rechazado absolutamente este “regalo envenenado”, como lo han dicho en sus declaraciones. Es envenenado ya que a la cosecha siguiente ya no podrán sembrar sus propias semillas sino comprárselas a Montesanto. Es como los “dealers” de la droga que están tan de moda hoy en todos los negocios incluso señalados como decentes, “el primero te lo regalo y el segundo me lo compras”.

Anuncios




CONMEMORACIONES Y MEMORIAS SUBALTERNAS

1 03 2009

El Profesor José Bengoa Cabello se ha adjudicado el Proyecto Fondecyt Nº 1095024 "Conmemoraciones y Memorias Subalternas". El proyecto durará tres años (2009-2011) y abordará la relación entre los discursos de identidad nacional en el contexto del bicentenario, con aquellas realidades socioculturales olvidadas y amenazadas por estos discursos: el mundo indígena, el mundo campesino y el mundo de la pesca artesanal.

Exposición General del problema

Uno de los aspectos de mayor interés en la Antropología, la Historia y los Estudios Culturales actuales es la relación que existe entre el o los “Discursos de la Nación” o acerca de la Nación y las diferentes “Memorias Subalternas” que coexisten con cada vez más fuerza y presencia en las sociedades modernas, por lo general multiculturales.

El Discurso de la Nación se expresa con especial claridad en los momentos “conmemorativos”. Estos se producen en los ciclos rituales anuales en que la Memoria de la Nación, es “representada”, por ejemplo en Chile el 21 de mayo, 18 y 19 de septiembre, entre otros. El Bicentenario de la República en el año 2010, será un período particularmente pertinente para que se exprese el o los discursos de la Nación. En estos actos institucionalizados las memorias subalternas no solo suelen no tener cabida sino que son silenciadas. Al nivel de la cultura, de los hechos simbólicos, esta sección de la población, es marginalizada, apareciendo como parte no integrante de la Nación. Se produce una contradicción al nivel de los sistemas simbólicos de integración social.

Las “formas de recordar” tienen una relación muy estrecha con las formas de construir una sociedad. Como es bien sabido, las memorias son un conjunto de recuerdos, olvidos y silencios y nada en ello es gratuito (y sin consecuencias). La Memoria es un articulador de identidades y es evidente que expresa los juegos del poder social y político. El Centenario de la República (1910), fue de tal modo aprisionado por la oligarquía de Santiago, que dejó fuera no solo a las oligarquías regionales, sino a todos los sectores medios y obreros emergentes, quienes fueron los actores sociales determinantes en la Historia del Siglo XX. Fue un caso de “Conmemoración excluyente”. Analizar las “Conmemoraciones del Bicentenario” bajo estos elementos teóricos, es uno de los objetivos de este Proyecto.

La sociedad chilena vive un período marcado por la “Modernización compulsiva”. El valor de mayor importancia social es el crecimiento económico, la transformación productiva, la innovación. Muchas comunidades históricas, ligadas a actividades y oficios de mucha importancia, se ven amenazadas por esta acción avasalladora. En este contexto de conflicto entre “Modernización y Comunidad”, surge en estos espacios la necesidad de recurrir a la Memoria, de modo de establecer un marco adecuado para la reafirmación de sus identidades, de sus pasados, presentes y futuros inciertos. Las Memorias Subalternas requieren establecer relatos capaces de ser representados de modo de pasar a un nivel de silencio e inexistencia. La Antropología tiene un papel de la mayor importancia en este proceso.

El concepto de “Memorias Subalternas” se ha ocupado principalmente ligado a los Derechos Humanos. Se refiere a aquellos episodios silenciados por la sociedad o por sus discursos oficiales. Situaciones en las que se quiere olvidar el conflicto, represiones, muertes, asesinatos, desapariciones etc…Numerosos estudios sobre la “Memoria” se han realizado desde esta perspectiva.(“El Lugar de la memoria”, J.Bengoa) . En segundo lugar, se ha empleado el concepto en los “Estudios Indígenas”. Se señala que estas memorias, las de “los vencidos”, no han sido incorporadas a los relatos de la Nación, por el contrario han sido cubiertos por un “manto de olvido” (“La Memoria Olvidada”). El concepto no ha sido ocupado del mismo modo para otros sectores sociales, cuyas memorias tampoco tienen cabida en el “Discurso de la Nación” –al menos en el caso de Chile. En nuestro caso, hemos escogido entre otros, los campesinos y pescadores. Pareciera del mayor interés ampliar el campo hacia estos sectores.

Muchas veces se produce una contradicción y lucha entre las Memorias oficiales y subalternas. En el terreno de la historiografía chilena existe sin duda una “batalla por la memoria” (A. Illanes). Ya Chesneaux nos señaló hace años que “no se puede hacer tabla rasa de la Historia” y llamaba a los intelectuales a comprender que “el control del pasado es la condición para la construcción del futuro”. No pareciera ser demasiado aventurado sostener que en un ambiente de conmemoraciones, la lucha por el control de la memoria nacional será un asunto de la mayor importancia e interés.

Aspectos nuevos a desarrollar

Consideramos que la Antropología -particularmente en Chile- debe hacer un esfuerzo teórico y metodológico para relacionar los sectores y sujetos de estudio tradicionales a los que se ha dedicado, indígenas, comunidades, grupos aislados, con los grandes temas y problemas de la sociedad. La cuestión de La Nación y su integración o desintegración como cuerpo cierto y simbólico, es sin duda hoy por hoy uno de los asuntos sociales y culturales de la mayor importancia. Comprender las memorias subalternas en el contexto más amplio de los discursos y conmemoraciones del Estado, nos parece que es un marco que cambia radicalmente los estudios circunscritos a la comunidad.

Los tres sectores que se han tomado para esta investigación tienen una relación de no integración con el Estado, marcada o por el olvido o el conflicto. Analizar las memorias subalternas desde esta perspectiva es un punto de vista nuevo a desarrollar que debería entregar significativos resultados:

Los campesinos (“Memorias de la Hacienda”) desaparecieron del escenario social de Chile. Fue el movimiento protagónico de los cambios mas importantes que existieron en el país en la segunda mitad del siglo veinte, el fin de las Haciendas y la Reforma Agraria. Hoy no tienen presencia, ni en los relatos, ni en las políticas sociales, ni mucho menos en la “Memoria de la Nación”. Su no presencia está marcada por el olvido. No es casualidad que allí lo que predomina es la “nostalgia”, como un tipo de recuerdo afectivo, dolido y apreciativo de un tiempo que fue mejor que el actual, o a lo menos donde había protagonismo.

Los pescadores (“Memorias de la Costa”) representan a miles de miles de personas en uno de los oficios (sino el oficio) más antiguo y digno del país. Sometidos a presiones y amenazas, producto de los procesos de modernización interna (por ejemplo, cambios en los sistemas de pesca, agotamiento de los recursos, etc..), y externa (empresas pesqueras, empresas de celulosa, conflictos ambientales, etc…) su relación con el Estado y la Sociedad es de exterioridad. Las Caletas en general están marcadas por la “amenaza y el conflicto”. Amenaza a que la actividad pesquera termine, ya sea por agotamiento natural de los recursos, agotamiento producto de la acción externa o leyes que impidan el trabajo de los pescadores artesanales. Las tres Caletas elegidas para el estudio presentan un nivel muy alto de conflictividad.

Los indígenas, (“Memorias de la comunidad”), son el tercer sector que se ha tomado para la comprensión de los fenómenos del papel de las “memorias subalternas” en la sociedad chilena de inicios del siglo veintiuno. No cabe mucha duda que su presencia, memorias y discursos no están presentes en los discursos conmemorativos o si lo están es de modo estereotipado, recurso al pasado heroico. En esta investigación se ha escogido un área homogéneamente indígena, la que rodea el lago Budi y que ha tenido en los últimos 15 años, un lento pero persistente proceso de modernización. La electrificación rural y domiciliaria ocurrida a fines de los noventa es el punto de mayor importancia. Cambios a nivel de la vida cotidiana, escolarización creciente, comunicaciones, transformaciones en los sistemas de poder local, etc…plantean un desafío de la mayor importancia para este sector.

Los usos y “abusos” (Todorov) de la Memoria y en este caso de las Memorias Subalternas es un tema nuevo de la mayor importancia. En los tres casos a estudiar se perciben procesos de construcción y re-construcción de las memorias. Pareciera ser una condictio sine qua non de la Identidad, y por tanto de la sobrevivencia colectiva. La memoria es usada para reconstruir el presente y también se “abusa” de la Memoria, para establecer identidades duras, defensivas. La pregunta teórica nunca bien resuelta es ¿cuál es el peso específico de estos usos y abusos de la Memoria?, ¿No se trata de simples invenciones interesadas? La literatura sobre esta materia es muy amplia y estos tres casos ponen a prueba numerosas teorías.

 

En los Campesinos de Colchagua, como caso emblemático de estudio, se está produciendo un proceso de “revival” de la cultura de las haciendas. Es lo que denominamos “la cultura de haciendas sin haciendas”. Se trata de movimientos –que no se dan sólo en Chile- de recuperación de fragmentos de lo que fue la vida rural en períodos de gran transformación y modernización compulsiva. La “ecuestrización del campo”, en un período de alta modernización es una de estas expresiones. El caballo, utilizado con anterioridad como medio de trabajo y de transporte, hoy reaparece como “medio de prestigio”. Hay áreas rurales donde hoy existe mayor número de caballos que al final del período hacendal. Movimientos de corte tradicionalista, esto es, de recuperación de las tradiciones, folklore, etc…se multiplican en las antiguas áreas de Haciendas.

 

En los Pescadores de las Caletas de Valdivia, la Memoria fue utilizada para construir un discurso altamente relacionado con el Medio Ambiente. Su férrea oposición a la construcción de un ducto que arrojara al mar los desechos industriales de la Empresa Celulosa Celco de San José de la Mariquina, se fundamentó en una suerte de “orgullo pesquero”. El discurso de los pescadores, no solo de sus dirigentes, se centraba en que el uso de “artes de pesca” tradicionales permitían mantener un equilibrio ecológico y sustentabilidad de la actividad pesquera artesanal. Durante el año 2008 una de las tres caletas ha sido “convencida” de aceptar la instalación del ducto en el mar. Se les ha pagado cuantiosas sumas de dinero a los pescadores que han aceptado. Ha habido fuertes enfrentamientos entre los que han aceptado, “los vendidos”, y los “defensores del mar”, que no han aceptado el pago de la empresa. En este caso, los usos y abusos de la memoria se expresan de modo explícito, transformándose el sector en una suerte de espacio privilegiado para comprender en forma práctica y teórica estos complejos fenómenos. Una de las tres Caletas tiene una mayoría de población indígena o que ha venido en un proceso de etnogénesis reciente, construyendo un discurso “lafquemche” esto es, de los mapuches de la costa. El discurso hasta hoy, se ha mostrado eficiente y práctico en el sentido de que es el sector más renuente a aceptar las condiciones y presiones de la empresa papelera.

 

En las comunidades mapuches del Lago Budi, se ha producido en los últimos años procesos cíclicos muy rápidos de organización y desorganización étnica. Se trata de una de las áreas mas aisladas del país, y dónde existe una concentración muy alta de comunidades mapuches. Esas comunidades tienen una permanencia en el territorio muy antigua e inmodificada. Casi no hay propiedades no indígenas en esa área. En los últimos años ha surgido una pléyade de intelectuales, poetas, músicos y dirigentes mapuches, tanto personas del lugar, como otros que han regresado al campo después de largas estadías urbanas. El Municipio ha sido apropiado por las comunidades y desde hace ya unos años el Alcalde es mapuche. Se percibe por otro lado, una transformación en aspectos cotidianos de la vida social. Luz eléctrica, caminos, TV, conectividad creciente, migraciones de ida y regreso, trabajo temporario, mayor acceso escolar, etc. Al mismo tiempo se percibe un proceso de reconstrucción cultural, realización de ceremonias olvidadas, y una creciente autoconciencia del carácter especial y particular de la sociedad y cultura mapuche. Quizá es el sector mapuche con mayores condiciones para plantearse formas propias de autogobierno en toda la Araucanía. En este caso estamos en presencia de un uso muy particular de la memoria, que es extensa y de una riqueza enorme (Vgr.Pascual Coña).

 

 

El rescate de las memorias subalternas aparece en este momento como un objetivo teórico y metodológico. Es el modo por un lado de posibilitar la sistematización de estos tres procesos acá descritos someramente y por el otro lado de ponerlos en contraste con los silencios del Discurso de la Nación. Los tres procesos anotados son nuevos y no han sido estudiados, o profundizados por otros estudios. El proyecto tiene por objeto Rescatar/Registrar, procesos de Memoria tales como ceremonias, rituales, oficios, actividades productivas, en fin, todo lo que compone finalmente los elementos mas “objetivos” de la memoria de una comunidad o área de comunidades determinada.

El registro de los Discursos de la Nación acerca de las memorias Subalternas en un período de Conmemoraciones es una tarea científica de comprensión de estos fenómenos sin duda de importancia. El proyecto considera el trabajo de un/una profesional que tendrá por objeto recopilar cotidianamente la prensa escrita nacional y regional, documentación de diverso tipo oficial, ceremonias y conmemoraciones, y clasificar la información y ponerla a disposición de investigadores, académicos, científicos y el público en la Página Web. Se registrará lo pertinente a campesinado, pescadores e indígenas mapuches.