Mehuín y la Aprobación del Ducto de CELCO

8 04 2010

Ma. de los Angeles Alliende[1]

Natalia Caniguan[2]

Producto del terremoto ocurrido en nuestro país, han quedado relegadas a un segundo plano una serie de noticias que han acontecido estos últimos días, una de ellas y de gran importancia es la Aprobación por parte de la Corema de la región de Los Rios, de la instalación del Ducto que vertirá los desechos de Celulosa Arauco al mar en las costas de Mehuín. Dicha votación se realizó días previos al cambio de mando presidencial en nuestros país, dentro del ajetreo que aquello implicaba y el terremoto que se sucedió unos días después nadie se ha preguntado qué pasa con dicho proyecto, por qué tanta premura de realizar la votación antes de que asumiese el nuevo gobierno y finalmente que está ocurriendo hoy en día en la zona de Mehuín y principalmente Mississippi donde se encuentra el Movimiento por la Defensa del Mar, el gran opositor de esta obra.

El día 23 de Febrero pasado, se llevó a cabo la votación que decidiría el futuro de la instalación del ducto de Celco en las costas de Mehuin, en dicha ocasión, la Corema de la región de Los Ríos encabezada por el Intendente de la Región de Los Ríos; compuesta por Consejeros regionales, Gobernadores de las provincias de los Ríos y diversos Secretarios Regionales Ministeriales (Seremi); aprobó el cuestionado proyecto llamado “Sistema de Conducción y Descarga al mar de Efluentes Tratados de Planta Valdivia” de la empresa CELCO. Los integrantes de la comisión medioambiental votaron a favor del proyecto a pesar de las observaciones hechas por los servicios públicos frente al dudoso estudio de impacto ambiental presentado por la empresa y a las consecuencias medio ambientales y sociales que este proyecto de enorme envergadura tendrá.

El resultado de la votación de ese día fue de 11 votos a favor y 6 en contra del ducto, el desglose de votos los podemos ver a continuación:

A favor: Alejandro Larsen (Intendente); Cristhian Cayuqueo (Gobernador de Valdivia); Nelson Bustos (Gobernador de Ranco); Herman Urrejola (Director Regional de la CONAMA); Claudio Mansilla (Consejero Regional RN); Rubén Delgado (Consejero Regional UDI); Boris Olguín (Secretario Regional MOP); Laura Ramírez (Bienes Nacionales); Julio Zerech (Secretario Regional de Minería y Energía); Francisco Ojeda (Secretario Regional de Vivienda); Javier Parra (Secretario Regional Agricultura)

En Contra: Italo Martínez (Consejero Regional PS); Héctor Pacheco (Consejero Regional DC); Enriqueta Beltrán (Secretaria Regional Salud); Guillermo Quiroz (Secretario Regional Economía); Pablo Agüero (Serplac); Edwin Rosas (Secretario Regional Transporte)

Ese día se sucedieron una serie de disturbios luego de la sesión de votación. Los dirigentes y miembros del Movimiento por la Defensa del Mar, opositores a dicho proyecto, preparados pero no resignados frente a tal resolución, disponen medidas para esta nueva etapa del conflicto. En los últimos días han presentado un recuso de protección en la corte de apelaciones de Valdivia cuestionando la resolución de calificación ambiental. Se argumenta que la RCA no respeta los derechos indígenas estipulados en el convenio 169, entre ellos el derecho a consulta en el caso de proyectos del tipo. Además la resolución pasa por alto la ley 20249 que “crea el espacio costero marino de los pueblos originarios”, actualmente en trámite.

Por otro lado, se argumenta desde la oposición al proyecto, que el trazado que seguiría el ducto desde la planta hasta el mar, extensión de 36 Km, pasa por territorio mapuche donde también existe oposición. Así, los defensores han debido trasladar la vigilancia del mar, que se hizo varios años buscando evitar la toma de muestra por parte de Celco, a la vigilancia de sus tierras, evitando así los trabajos necesarios para la construcción del ducto. En este contexto han ocurrido una serie de enfrentamientos que han afectado a hombres y mujeres de las comunidades lafkenche El convenio de “Colaboración y Asistencia Recíproca” firmado el 2007 entre los sindicatos de pescadores de Mehuín y la empresa de celulosa, estipula millonarios pagos a los pescadores a cambio de la colaboración en las etapas que debe seguir Celco para llevar a cabo su proyecto. Esta colaboración no es definida con claridad y ha generado, y continúa haciéndolo, la división y violencia al interior de la comunidad de Mehuín y alrededores.

Sin duda que todo lo acontecido es solo el inicio de un nuevo proceso de enfrentamientos y conflictos entre Celco, quienes apoyan su presencia y los opositores al ducto. Estamos frente a una situación que debemos observar y estar atentos a los hechos que se vayan sucediendo.

A continuación presentamos los comunicados redactados por el Comité de Defensa del Mar a raíz de los sucesos mencionados[3]

DECLARACION PÚBLICA

Maiquillahue, Mehuin 26 de febrero de 2010

DESPUES DEL CHACOTEO DE LA APROBACION DEL ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL PARA LA CONTAMINACION DEL MAR POR LA COREMA DE LA REGION DE LOS RIOS, EL COMITÉ DEFENSA DEL MAR DECLARA LO SIGUIENTE:

Nada nuevo en la decisión de la Corema de los Ríos, nada nuevo para la defensa del mar. No hay espanto ni ataques de histeria por la función circense del representante del gobierno que alineó a sus súbditos a votar a favor de la contaminación del mar, pero inesperado de la desobediencia de parte de los secretarios ministeriales y consejeros regionales que rechazaron el mandato a respaldar al criminal ambiental, Celco Arauco.

El Comité Defensa del Mar, ha denunciado en forma permanente la voluntad política de los sucesivos gobiernos de la concertación, fieles representantes de los intereses de las multinacionales, de lo que el pueblo en general se hastió a tal punto de no renovarle los votos, castigándolos con la herramienta mas eficaz en las urnas en la elección presidencial.

Nada nuevo refleja el respaldo de la Corema de los ríos al único responsable de los mas grandes desastres ambientales y sociales del país, la empresa Arauco y constitución s.a. La Comisión Regional determinó acabar definitivamente con el medioambiente y los recursos naturales en una misma comuna, de la naciente región de los ríos, la comuna de Mariquina, y los lugares aledaños, precisamente a los territorios habitados por las comunidades indígenas lafkenche, habitantes de los territorios costeros marinos antes del estado de chile, y que su estrecha relación tierra y mar, es una perfecta relación, espiritual, alimenticia y de la utilización de los recursos naturales en forma armónica con el medioambiente. Pero no nos desgastaremos en explicaciones ni tratando de abrir los ojos al que no quiere ver, que es el peor de los ciegos.

Vamos ahora derecho a la dificultad de Celco y su ducto. Las Comunidades indígenas lafkenche de la comuna de Mariquina junto al comité defensa del mar se adelantaron en el trámite de un área de protección hasta las doce millas para la administración de los recursos naturales y pesqueros , lo que de partida dificultó las concesiones marítimas solicitadas por Celco, requisito necesario para internarse con el ducto en el mar, por lo cual la forestal tiene solo una salida, y ésta corresponde a que los peticionarios se desistan de la solicitud, cuestión que aleja definitivamente la construcción del fatídico ducto en el mar.

Por lo tanto, en vista de lo anunciado respecto a la comisión regional COREMA, no existe pánico ni histerias, seguimos avanzando en el proyecto de cerrar definitivamente la salida al mar del ducto asesino de la forestal Celco Arauco.

POR TODA LA COMUNIDAD NACIONAL QUE NO ESTA A LA VENTA Y EN CONTRA DE LA CONTAMINACION

Declaración pública del Comité de Defensa del Mar y Asociación de Comunidades sobre el demencial ataque ocurrido en Mehuin.

Mehuin 31 de marzo de 2010

El Comité de Defensa del Mar en conjunto con la Asociación de comunidades Mapuche Lafkenche de la comuna de Mariquina declaran lo siguiente respecto a los hechos de violencia en contra de los que se oponen a la contaminación:
La conducta delictual y de acciones premeditadas de algunos pescadores de Mehuin, que al amparo de la nula vigilancia policial y de la escasa respuesta de la Fiscalía del Ministerio Público de San José de la Mariquina, sigue en una espiral que obedece plenamente a grupos concertados violentistas, es decir en una asociación ilícita.
Los pescadores activistas de Celco Arauco han dispuesto atacar incluso a mujeres como lo fue la agresión de ayer, en que uno de ellos provistos  de un fierro procedió al demencial ataque, por supuesto sin medir consecuencia alguna, lo que puede caber algún grado demencial en la acción, y que son justamente los q son utilizados por Celco Arauco.
La empresa Arauco tiene  la total autoría en todos los hechos violento en la zona costera de Mariquina, desde que ofrecieron los dineros comienza a generalizarse en Mehuin acciones violentas en contra de la Defensa del Mar, llegando incluso a realizarse pagos  para asesinar a dirigentes, quemar la Sede del Comité en la caleta de Mississippi, violencia que incluyó a los niños y ancianos defensores.
Nos preocupa que a Celco Arauco les moleste la presencia de los que no quieren venderse, en especial las Comunidades Mapuche Lafkenche que han puesto a trámite los espacios costeros o áreas de protección marina hasta las 12 millas, impidiendo definitivamente la construcción y paso del ducto. La preocupación es legitima porque Celco-Arauco ha demostrado ser muy violenta que paga para intimidar, y es presumible que presione incluso a quien debe velar por la tranquilidad.
Hacemos un llamado a las autoridades, a preocuparse definitivamente del caso del conflicto en la zona costera de Mehuin, no puede dejarse sin atender a los que son violentados, hacemos un llamado a las autoridades a respetar y hacer cumplir las leyes que dan beneficio al mar a las comunidades y asociaciones de comunidades indígenas, por las que el estado de Chile se ha comprometido internacionalmente.

Comité de Defensa del Mar


[1] Tesista de Antropología Universidad Academia de Humanismo Cristiano, proyecto Fondecyt 1095024 Conmemoraciones y Memorias Subalternas

[2] Antropóloga Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Directora CEDERP

[3] http://movimientoporladefensadelmar.wordpress.com/





Cobquecura a tres semanas del Terremoto.

22 03 2010

20 de Marzo del 2010.

Queridos amigos y amigas:

Venimos llegando de Cobquecura donde hemos pasado toda la semana. Al regresar en la camioneta nos abatió una enorme congoja. Mirábamos los álamos que ya comienzan a ponerse amarillos anunciando que se nos viene el invierno. Ya van tres largas semanas desde que ocurrió el terremoto y maremoto del sur y pareciera que fue ayer. Los habitantes de la costa siguen encaramados arriba de los cerros. Allí en Cobquecura se  han creado verdaderos “campamentos de refugiados”. Hileras de carpas blancas aportadas por el ejército, junto a carpas de la más variada índole, “iglues”  de colores, frazadas, plásticos por temor a la lluvia. Las mujeres lavan ropa en artesas de madera, cocinan lo que les llevan y algunos juegan “ping pong” en una mesa que alguien llevó de regalo. El pueblo queda desierto en la noche. Caminar entre el silencio, los escombros en el suelo y los muros resquebrajados, es una experiencia muy impresionante. Las réplicas no paran. El jueves hubo dos temblores de 5.1 grados con epicentro allí en el mismo pueblo de Cobquecura. El ruido subterráneo es muy fuerte. Hay susto y en algunos casos pánico.

Después del primer momento en que la falta de agua y alimentos era lo central el segundo momento es de espera. No se sabe muy bien por dónde comenzar. Hay agua y luz en el pueblo, no así en los campamentos. Algunos almacenes han abierto sus cortinas y se puede comprar alimentos. Uno que otro restaurante abre si hay clientes y se encarga la comida. Los pescadores no han salido a pescar, por haber perdido sus lanchas y por el temor. Se dice que cuando se escucha el mar se puede estar tranquilo, si el mar no se escucha la gente comienza a asustarse.

En los últimos días el pueblo ha sido limpiado de escombros, por lo menos los de la calle principal que se llama Independencia. Las máquinas actúan sin mayor cuidado. Vimos como una enorme pala mecánica cargaba la chimenea de la casa de Mariano Latorre y la iba a dejar vaya a saber en qué basural. Mucha gente solo quiere que les demuelan su casa lo más rápidamente posible. Otros quieren tener una opinión más técnica. Las autoridades tratan de organizar la demolición y en particular en la zona patrimonial tratan de ir con cuidado. Hay mucha polémica y debates un tanto nerviosos y a veces fuertes y casi violentos sobre este asunto, lo que es normal. Nosotros escuchamos las opiniones. Nos imaginamos que en las próximas semanas será cada vez más fuerte este asunto. Es una contradicción irresoluble. Las personas quisieran volver a vivir en la amabilidad de esas casonas enormes, llenas de habitaciones amplias y jardines olorosos. Pero nadie se atreve a dormir debajo de varias toneladas de adobes y materiales de dudosa tranquilidad.

Tal como les conté, fuimos con un equipo de cinco arquitectos, especialistas en viviendas tradicionales, de adobes y patrimoniales. Manuel Marchant y Juan Sutter, dos especialistas en estos asuntos. Manuel dirigió la reconstrucción de Pomaire en el terremoto del 85 y Juan la de Machalí y los pueblos patrimoniales del Cachapoal. Fue también Klaus Heinig quien coordinó la ayuda a la reconstrucción de Pomaire y hace de enlace con la Cooperación Alemana. Iban tres arquitectos jóvenes y tres antropólogos que han trabajado en la localidad por años. Un equipo muy competente. Allá nos juntamos con un equipo de la Dirección de Monumentos Nacionales, organismo del Estado encargado de supervisar las áreas patrimoniales del país. Nos reunimos con el Alcalde de Cobquecura que es una bellísima persona y acogió con entusiasmo nuestra presencia. Lo mismo las otras autoridades. Se trabajó un Plan de contingencia y acuerdos con el Municipio. Con el equipo de la Dirección de Monumentos Nacionales se hizo un catastro prácticamente completo de los daños. Son enormes.

La población en general está de acuerdo en hacer todo lo posible para mantener la Zona Patrimonial de esa bella ciudad. Sin embargo existe una desconfianza enorme acerca de las construcciones de adobes y tejas. Nos planteamos por tanto el desafío de cómo recuperar ese espacio patrimonial siendo flexibles y creativos en los materiales constructivos. Es un asunto altamente complejo y en ello se nos fue la semana. Nuestra idea es elaborar un Plan Maestro y se llegó a un compromiso con el Municipio en este sentido.

El Grupo de Arquitectos Patrimoniales, que así se auto denominaron estos profesionales, tendrá una reunión con Monumentos Nacionales, este martes, para ver cuáles son las condiciones mínimas para conservar el carácter patrimonial de Cobquecura. Con esa información habrá una reunión el próximo jueves con autoridades y vecinos en la misma ciudad. Se está preparando un Cabildo, esto es, una reunión más amplia, pero con cuidado ya que la situación como digo es muy confusa y hay mucho susto. En medio del susto no es fácil razonar.

Viajamos el día miércoles a la Caleta Perales distante pocos kilómetros de Cobquecura en la desembocadura del río Itata. Allí la situación es indescriptible. Donde se ubicaba la población de los pescadores hoy es un campo desvastado por el maremoto. La Señora Marta Henríquez, quien aparece en los videos que hemos realizado (Ver: Cobquecura en www.antropologiavisual.cl), es la Presidenta de la Junta de Vecinos de esa localidad y la encontramos arriba del cerro. Nos contó que esa noche inmediatamente después del terremoto comenzaron a tocar las bocinas de los autos y camionetas, a gritar  y subir a los cerros. El terremoto fue a las tres y media de la mañana y a las seis “se salió el mar”. Todos miraban aterrados como el agua arrastraba todo, sus casas. La fuerza al entrar fue muy grande pero al salir el agua fue el momento en que se llevó todo. Es como la resaca cuando hay oleaje fuerte y en que el mar “chupa”. Casas de material sólido fueron arrancadas de cuajo y dadas vueltas varias veces como dados de juego. Nadie les avisó y actuaron con el instinto propio de los pescadores. Por suerte no tuvieron ni comunicación ni radios en que la Armada o marina de Chile, señalaba que no iba a haber Sunami. No murió nadie afortunadamente. Su aislamiento y cultura marítima tradicional los salvó. En la Caleta Perales no quedó ni una de las cincuenta embarcaciones grandes que tenían los pescadores. Motores, redes, artes de pesca todo se lo llevó el mar.

La población de esta Caleta es pequeña, algo así como cien familias o un poco mas. A diferencia de Cobquecura no es cabeza de Municipio. Pertenece al Municipio de Trehuaco, que está muy alejado tanto geográfica como sobre todo culturalmente. No hay aún ni un principio de orden. Nos tocó presenciar la acción de Carabineros, la policía chilena, en situaciones de violencia intrafamiliar extrema. Uno de los jóvenes que conocíamos, Edgardo, quería matar a su mujer, “la Heydi”, por asuntos de variada índole doméstica. Uno puede comprender que en esas circunstancias, durmiendo de cualquier modo en el cerro, se exacerban los conflictos.

La Señora Marta considera con sabiduría que es necesario hacer la nueva población arriba de los cerros. Por cierto que hay propietarios y no existen sitios vacíos. Creemos que las próximas semanas podremos colaborar apoyando a los vecinos en la búsqueda de un nuevo emplazamiento, ver asuntos de propiedad, hacer algunos planos posibles, en fin, apoyarlos frente a las autoridades en esta perspectiva de cambio de ubicación del pueblo. Parece ser razonable.

La cuestión de las lanchas y botes de pesca es mucho más compleja. Uno, por el precio de estos elementos, para lo cual deberán contar con el apoyo del Estado. Otro, porque hasta este momento nadie se atreve a adentrarse en el mar, “la mar” como dicen los pescadores. A ello se agrega la división que hay en el Sindicato de Pescadores como consecuencia de la acción social arrasadora de la Planta de Celulosa  de Nueva Aldea. Como se sabe y hemos escrito, la empresa dividió al sindicato, comprando dirigentes, en fin, rompiendo la organización. Se trataba que la comunidad diera el permiso para que se pudiese enviar los “riles” al mar, esto es, los líquidos tóxicos. Con sorna me decían que “afortunadamente” el conflictivo ducto que lanza los deshechos al mar, también se rompió y la planta está temporalmente detenida. La división de los pescadores por este motivo es fuerte aunque todos son familiares directos y por allí podría haber un principio de acuerdo.

Vamos a tratar de estar presentes por un largo tiempo en ambos lugares, Cobquecura y Caleta Perales e ir viendo el modo cómo acompañar a esas comunidades. Hasta este momento el dinero que se ha recolectado se ha empleado fundamentalmente en medidas de emergencia: agua, remedios, carpas, en fin, asuntos de extrema necesidad. En lo que viene requeriremos de apoyar en áreas cada vez más técnicas y donde la acción del Estado no llega o no tiene capacidad o donde las agencias de beneficencia no actúan. Es lo que nos piden las autoridades locales. Pensamos que en un estrecho dialogar con las personas afectadas podrán ir saliendo las soluciones

Por medio de esta carta quisiéramos agradecer muy sinceramente las muestras de solidaridad y el apoyo financiero que ha comenzado a llegar a la cuenta bancaria para la solidaridad con Cobquecura, y que posibilita realizar estos trabajos. Muchas Gracias
José Bengoa





Conflicto de Mehuin

15 12 2009

María de los Ángeles Alliende[i]


clip_image002Desde hace más de trece años que comenzó en Mehuín un conflicto de raíz medioambiental con la planta Valdivia de la Empresa de Celulosa Arauco y Constitución (CELCO). A pesar de las múltiples clausuras, paralizaciones, cuestionamientos de distintos sectores de la sociedad y multas aplicadas por el Estado (entre ellas la relacionada con la contaminación del santuario de la naturaleza Carlos Andwandter), CELCO sigue insistiendo en llevar a cabo su proyecto de instalación de un ducto de descarga de riles (residuos industriales líquidos que contienen grandes concentraciones de elementos contaminantes) en la Bahía Maiquillahue.

Mapa emisario planta Arauco Valdivia

El proyecto ha sido visto por la comunidad que habita en el borde costero de la Bahía como una amenaza no sólo a su fuente de trabajo y alimentación, sino que también como una amenaza a una forma de vida históricamente ligada al mar. Es así como, en un comienzo, el conflicto provocó una unificación y movilización social masiva en la comunidad. Los “defensores”, agrupados en el Comité de Defensa del Mar, decidieron poner en práctica la estrategia de evitar la toma de muestras en la bahía para la realización de estudios de impacto ambiental que pudiesen ser presentados a la COREMA de Los Ríos y los expusiera a la aprobación del proyecto. La preocupación en torno a esto tiene que ver con la normativa ambiental, la que estipula que es la propia empresa la que debe encargar, contratar y costear dichos estudios. Esto deja un espacio de acción a la empresa para que encargue los estudios de impacto ambiental que sean favorables a sus objetivos productivos.

Para el Comité de Defensa del Mar, la única alternativa con efectiva incidencia es  la organización para la vigilancia del mar y la activa atención a procesos legales y políticos relacionados con la normativa ambiental y pueblos originarios de parte de los dirigentes. Esta ha sido llevada a cabo con el apoyo de pescadores del borde costero tanto de la XIV Región como de la IX Región, donde destaca la caleta de Queule. La comunidad defensora ha entendido que las decisiones en cuanto a proyectos de este tipo se toman en espacios donde ellos tienen poca influencia, y considera que la idea de participación que contiene el sistema de evaluación de impacto ambiental se torna en algo engañoso.

clip_image004La estructura original de la defensa, junto con las relaciones interpersonales en la comunidad, comenzaron a cambiar cuando, a comienzos del 2007, empiezan las negociaciones entre los sindicatos (liderados por sus dirigentes) y la empresa CELCO. Los sindicatos de Mehuin se atomizan, surgiendo nuevas y diversas organizaciones con la finalidad de obtener mejores negociaciones. En este contexto, los pescadores, sin adherencia étnica y sujetos a una economía frágil como es la pesca artesanal, fueron fácilmente manipulados. Es en este momento que el Comité, ubicado en el sector de la caleta de Mehuín, pierde gran parte de sus miembros y se traslada al sector de Missisipi, al otro lado del río Lingue, manteniéndose en la defensa y conformándose principalmente por las comunidades mapuche lafkenche de la comuna. Es así como, junto con otros procesos, la lucha opositora al proyecto del emisario de descarga al mar de Mehuín adquiere un importante carácter étnico.

A lo largo de toda esta historia de conflicto se han presentado enfrentamientos. Un hecho que es destacado cuando se busca caracterizar el aspecto violento de la movilización por la defensa del mar, es el ocurrido el año 2006, cuando aún la comunidad se unía para enfrentar la amenaza representada por la empresa forestal. Doce embarcaciones de pescadores artesanales se enfrentan con una escolta de embarcaciones de la Armada de Chile, logrando, después de horas de navegación, expulsar a una embarcación contratada por CELCO para hacer estudios de impacto ambiental.[1]

En ese momento, la población ubicada en Missisipi se encontraba sitiada con una fuerte presencia de Carabineros. Algunos nunca habían visto un arma de fuego antes. Durante este periodo y los años que siguieron, han ocurrido diversos ataques y amenazas a defensores (tanto a hombres como a mujeres), entre ellas, la recibida por el vocero del Comité cuando, durante un enfrentamiento con funcionarios de Carabineros de Chile y de la Armada de Chile ocurrido el 29 de septiembre de 2009, un marino desenfundó amenazante su arma de servicio para proteger a quienes pretendían la toma de muestras[2].

Hay dirigentes que además definen al conflicto como una guerra sicológica donde la  división  de la comunidad es parte de la estrategia. La empresa ha logrado manipular con la  oferta de dinero a cambio de apoyo, lo que se expresa de diversas formas, desde el amedrentamiento a defensores hasta ceder solapadamente espacios de bordecostero solicitados por comunidades  indígenas. Sin embargo, a pesar de que se ha tenido que hacer frente a diversas  amedrentaciones e injusticias desde laArmada, Carabineros y desde la legislación ambiental vigente en el país, no se ha logrado desarticular a la defensa y aún el comité se encuentra activo y firme en su convicción.

clip_image008El convenio 169 de la OIT sobre pueblos indígenas firmado hace unos meses y la ley 20.249 que crea espacios costeros marinos de los pueblos originarios son vistos como herramientas para la defensa de una forma de vida fuertemente arraigada en un territorio, siendo lo territorial central en la historia y construcción de la identidad mapuche lafkenche.

Es así como desde el Comité se sostiene una lucha que no ha empezado ni termina con el conflicto con Celco, pues va más allá, teniendo que ver con la firme intención de mantener y reproducir la cultura mapuche lafkenche en la tierra que le pertenece.


[1] Ver video en: http://www.youtube.com/watch?v=tEfhphelfEM&feature=related

[2] Ver video en: http://www.youtube.com/watch?v=zF9zeh7NpY8&feature=related

[i] Egresada de Antropología, Universidad Academia de Humanismo Cristiano; Tesista del Proyecto Fondecyt N° 1095024 “Conmemoraciones y Memorias Subalternas”.





Vida Social de la Merluza Austral

2 06 2009

Presentamos aquí el trailer del video sobre la pesca artesanal en Puerto Gala (XI Región de Aysén, Chile) que está siendo desarrollado en el marco del Proyecto "Vida Social de la Merluza Austral" del Núcleo de Investigación de la Realidad Insular (NIRI) de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, y ha sido financiado por la Dirección de Estudios de esta misma casa de estudios. El video muestra la historia de la localidad y la manera en que la explotación de los recursos, las vicisitudes de la comercialización mundial de la merluza, las leyes estatales y las presiones de las pesqueras industriales han influido en su forma de vida. El trabajo ha sido realizado por un equipo compuesto por Cristian Morales Pérez, Rodrigo Díaz Plá y Guillermo Brinck Pinsent.





CONMEMORACIONES Y MEMORIAS SUBALTERNAS

1 03 2009

El Profesor José Bengoa Cabello se ha adjudicado el Proyecto Fondecyt Nº 1095024 "Conmemoraciones y Memorias Subalternas". El proyecto durará tres años (2009-2011) y abordará la relación entre los discursos de identidad nacional en el contexto del bicentenario, con aquellas realidades socioculturales olvidadas y amenazadas por estos discursos: el mundo indígena, el mundo campesino y el mundo de la pesca artesanal.

Exposición General del problema

Uno de los aspectos de mayor interés en la Antropología, la Historia y los Estudios Culturales actuales es la relación que existe entre el o los “Discursos de la Nación” o acerca de la Nación y las diferentes “Memorias Subalternas” que coexisten con cada vez más fuerza y presencia en las sociedades modernas, por lo general multiculturales.

El Discurso de la Nación se expresa con especial claridad en los momentos “conmemorativos”. Estos se producen en los ciclos rituales anuales en que la Memoria de la Nación, es “representada”, por ejemplo en Chile el 21 de mayo, 18 y 19 de septiembre, entre otros. El Bicentenario de la República en el año 2010, será un período particularmente pertinente para que se exprese el o los discursos de la Nación. En estos actos institucionalizados las memorias subalternas no solo suelen no tener cabida sino que son silenciadas. Al nivel de la cultura, de los hechos simbólicos, esta sección de la población, es marginalizada, apareciendo como parte no integrante de la Nación. Se produce una contradicción al nivel de los sistemas simbólicos de integración social.

Las “formas de recordar” tienen una relación muy estrecha con las formas de construir una sociedad. Como es bien sabido, las memorias son un conjunto de recuerdos, olvidos y silencios y nada en ello es gratuito (y sin consecuencias). La Memoria es un articulador de identidades y es evidente que expresa los juegos del poder social y político. El Centenario de la República (1910), fue de tal modo aprisionado por la oligarquía de Santiago, que dejó fuera no solo a las oligarquías regionales, sino a todos los sectores medios y obreros emergentes, quienes fueron los actores sociales determinantes en la Historia del Siglo XX. Fue un caso de “Conmemoración excluyente”. Analizar las “Conmemoraciones del Bicentenario” bajo estos elementos teóricos, es uno de los objetivos de este Proyecto.

La sociedad chilena vive un período marcado por la “Modernización compulsiva”. El valor de mayor importancia social es el crecimiento económico, la transformación productiva, la innovación. Muchas comunidades históricas, ligadas a actividades y oficios de mucha importancia, se ven amenazadas por esta acción avasalladora. En este contexto de conflicto entre “Modernización y Comunidad”, surge en estos espacios la necesidad de recurrir a la Memoria, de modo de establecer un marco adecuado para la reafirmación de sus identidades, de sus pasados, presentes y futuros inciertos. Las Memorias Subalternas requieren establecer relatos capaces de ser representados de modo de pasar a un nivel de silencio e inexistencia. La Antropología tiene un papel de la mayor importancia en este proceso.

El concepto de “Memorias Subalternas” se ha ocupado principalmente ligado a los Derechos Humanos. Se refiere a aquellos episodios silenciados por la sociedad o por sus discursos oficiales. Situaciones en las que se quiere olvidar el conflicto, represiones, muertes, asesinatos, desapariciones etc…Numerosos estudios sobre la “Memoria” se han realizado desde esta perspectiva.(“El Lugar de la memoria”, J.Bengoa) . En segundo lugar, se ha empleado el concepto en los “Estudios Indígenas”. Se señala que estas memorias, las de “los vencidos”, no han sido incorporadas a los relatos de la Nación, por el contrario han sido cubiertos por un “manto de olvido” (“La Memoria Olvidada”). El concepto no ha sido ocupado del mismo modo para otros sectores sociales, cuyas memorias tampoco tienen cabida en el “Discurso de la Nación” –al menos en el caso de Chile. En nuestro caso, hemos escogido entre otros, los campesinos y pescadores. Pareciera del mayor interés ampliar el campo hacia estos sectores.

Muchas veces se produce una contradicción y lucha entre las Memorias oficiales y subalternas. En el terreno de la historiografía chilena existe sin duda una “batalla por la memoria” (A. Illanes). Ya Chesneaux nos señaló hace años que “no se puede hacer tabla rasa de la Historia” y llamaba a los intelectuales a comprender que “el control del pasado es la condición para la construcción del futuro”. No pareciera ser demasiado aventurado sostener que en un ambiente de conmemoraciones, la lucha por el control de la memoria nacional será un asunto de la mayor importancia e interés.

Aspectos nuevos a desarrollar

Consideramos que la Antropología -particularmente en Chile- debe hacer un esfuerzo teórico y metodológico para relacionar los sectores y sujetos de estudio tradicionales a los que se ha dedicado, indígenas, comunidades, grupos aislados, con los grandes temas y problemas de la sociedad. La cuestión de La Nación y su integración o desintegración como cuerpo cierto y simbólico, es sin duda hoy por hoy uno de los asuntos sociales y culturales de la mayor importancia. Comprender las memorias subalternas en el contexto más amplio de los discursos y conmemoraciones del Estado, nos parece que es un marco que cambia radicalmente los estudios circunscritos a la comunidad.

Los tres sectores que se han tomado para esta investigación tienen una relación de no integración con el Estado, marcada o por el olvido o el conflicto. Analizar las memorias subalternas desde esta perspectiva es un punto de vista nuevo a desarrollar que debería entregar significativos resultados:

Los campesinos (“Memorias de la Hacienda”) desaparecieron del escenario social de Chile. Fue el movimiento protagónico de los cambios mas importantes que existieron en el país en la segunda mitad del siglo veinte, el fin de las Haciendas y la Reforma Agraria. Hoy no tienen presencia, ni en los relatos, ni en las políticas sociales, ni mucho menos en la “Memoria de la Nación”. Su no presencia está marcada por el olvido. No es casualidad que allí lo que predomina es la “nostalgia”, como un tipo de recuerdo afectivo, dolido y apreciativo de un tiempo que fue mejor que el actual, o a lo menos donde había protagonismo.

Los pescadores (“Memorias de la Costa”) representan a miles de miles de personas en uno de los oficios (sino el oficio) más antiguo y digno del país. Sometidos a presiones y amenazas, producto de los procesos de modernización interna (por ejemplo, cambios en los sistemas de pesca, agotamiento de los recursos, etc..), y externa (empresas pesqueras, empresas de celulosa, conflictos ambientales, etc…) su relación con el Estado y la Sociedad es de exterioridad. Las Caletas en general están marcadas por la “amenaza y el conflicto”. Amenaza a que la actividad pesquera termine, ya sea por agotamiento natural de los recursos, agotamiento producto de la acción externa o leyes que impidan el trabajo de los pescadores artesanales. Las tres Caletas elegidas para el estudio presentan un nivel muy alto de conflictividad.

Los indígenas, (“Memorias de la comunidad”), son el tercer sector que se ha tomado para la comprensión de los fenómenos del papel de las “memorias subalternas” en la sociedad chilena de inicios del siglo veintiuno. No cabe mucha duda que su presencia, memorias y discursos no están presentes en los discursos conmemorativos o si lo están es de modo estereotipado, recurso al pasado heroico. En esta investigación se ha escogido un área homogéneamente indígena, la que rodea el lago Budi y que ha tenido en los últimos 15 años, un lento pero persistente proceso de modernización. La electrificación rural y domiciliaria ocurrida a fines de los noventa es el punto de mayor importancia. Cambios a nivel de la vida cotidiana, escolarización creciente, comunicaciones, transformaciones en los sistemas de poder local, etc…plantean un desafío de la mayor importancia para este sector.

Los usos y “abusos” (Todorov) de la Memoria y en este caso de las Memorias Subalternas es un tema nuevo de la mayor importancia. En los tres casos a estudiar se perciben procesos de construcción y re-construcción de las memorias. Pareciera ser una condictio sine qua non de la Identidad, y por tanto de la sobrevivencia colectiva. La memoria es usada para reconstruir el presente y también se “abusa” de la Memoria, para establecer identidades duras, defensivas. La pregunta teórica nunca bien resuelta es ¿cuál es el peso específico de estos usos y abusos de la Memoria?, ¿No se trata de simples invenciones interesadas? La literatura sobre esta materia es muy amplia y estos tres casos ponen a prueba numerosas teorías.

 

En los Campesinos de Colchagua, como caso emblemático de estudio, se está produciendo un proceso de “revival” de la cultura de las haciendas. Es lo que denominamos “la cultura de haciendas sin haciendas”. Se trata de movimientos –que no se dan sólo en Chile- de recuperación de fragmentos de lo que fue la vida rural en períodos de gran transformación y modernización compulsiva. La “ecuestrización del campo”, en un período de alta modernización es una de estas expresiones. El caballo, utilizado con anterioridad como medio de trabajo y de transporte, hoy reaparece como “medio de prestigio”. Hay áreas rurales donde hoy existe mayor número de caballos que al final del período hacendal. Movimientos de corte tradicionalista, esto es, de recuperación de las tradiciones, folklore, etc…se multiplican en las antiguas áreas de Haciendas.

 

En los Pescadores de las Caletas de Valdivia, la Memoria fue utilizada para construir un discurso altamente relacionado con el Medio Ambiente. Su férrea oposición a la construcción de un ducto que arrojara al mar los desechos industriales de la Empresa Celulosa Celco de San José de la Mariquina, se fundamentó en una suerte de “orgullo pesquero”. El discurso de los pescadores, no solo de sus dirigentes, se centraba en que el uso de “artes de pesca” tradicionales permitían mantener un equilibrio ecológico y sustentabilidad de la actividad pesquera artesanal. Durante el año 2008 una de las tres caletas ha sido “convencida” de aceptar la instalación del ducto en el mar. Se les ha pagado cuantiosas sumas de dinero a los pescadores que han aceptado. Ha habido fuertes enfrentamientos entre los que han aceptado, “los vendidos”, y los “defensores del mar”, que no han aceptado el pago de la empresa. En este caso, los usos y abusos de la memoria se expresan de modo explícito, transformándose el sector en una suerte de espacio privilegiado para comprender en forma práctica y teórica estos complejos fenómenos. Una de las tres Caletas tiene una mayoría de población indígena o que ha venido en un proceso de etnogénesis reciente, construyendo un discurso “lafquemche” esto es, de los mapuches de la costa. El discurso hasta hoy, se ha mostrado eficiente y práctico en el sentido de que es el sector más renuente a aceptar las condiciones y presiones de la empresa papelera.

 

En las comunidades mapuches del Lago Budi, se ha producido en los últimos años procesos cíclicos muy rápidos de organización y desorganización étnica. Se trata de una de las áreas mas aisladas del país, y dónde existe una concentración muy alta de comunidades mapuches. Esas comunidades tienen una permanencia en el territorio muy antigua e inmodificada. Casi no hay propiedades no indígenas en esa área. En los últimos años ha surgido una pléyade de intelectuales, poetas, músicos y dirigentes mapuches, tanto personas del lugar, como otros que han regresado al campo después de largas estadías urbanas. El Municipio ha sido apropiado por las comunidades y desde hace ya unos años el Alcalde es mapuche. Se percibe por otro lado, una transformación en aspectos cotidianos de la vida social. Luz eléctrica, caminos, TV, conectividad creciente, migraciones de ida y regreso, trabajo temporario, mayor acceso escolar, etc. Al mismo tiempo se percibe un proceso de reconstrucción cultural, realización de ceremonias olvidadas, y una creciente autoconciencia del carácter especial y particular de la sociedad y cultura mapuche. Quizá es el sector mapuche con mayores condiciones para plantearse formas propias de autogobierno en toda la Araucanía. En este caso estamos en presencia de un uso muy particular de la memoria, que es extensa y de una riqueza enorme (Vgr.Pascual Coña).

 

 

El rescate de las memorias subalternas aparece en este momento como un objetivo teórico y metodológico. Es el modo por un lado de posibilitar la sistematización de estos tres procesos acá descritos someramente y por el otro lado de ponerlos en contraste con los silencios del Discurso de la Nación. Los tres procesos anotados son nuevos y no han sido estudiados, o profundizados por otros estudios. El proyecto tiene por objeto Rescatar/Registrar, procesos de Memoria tales como ceremonias, rituales, oficios, actividades productivas, en fin, todo lo que compone finalmente los elementos mas “objetivos” de la memoria de una comunidad o área de comunidades determinada.

El registro de los Discursos de la Nación acerca de las memorias Subalternas en un período de Conmemoraciones es una tarea científica de comprensión de estos fenómenos sin duda de importancia. El proyecto considera el trabajo de un/una profesional que tendrá por objeto recopilar cotidianamente la prensa escrita nacional y regional, documentación de diverso tipo oficial, ceremonias y conmemoraciones, y clasificar la información y ponerla a disposición de investigadores, académicos, científicos y el público en la Página Web. Se registrará lo pertinente a campesinado, pescadores e indígenas mapuches.