Plan Araucanía

1 07 2010

Natalia Caniguan V.

Ya en su campaña presidencial Sebastián Piñera comenzó a hablar acerca del “plan Araucanía”, estos días tras una visita a  la región dio el vamos a dicho plan, incluso fijó fechas para que se inicié. Pero qué es el Plan Araucanía, en qué consiste dicho plan, de qué manera integra  y asume las demandas del Pueblo Mapuche, todas esas preguntas intentaremos responder en el siguiente artículo.

El pasado 28 de mayo, Sebastián Piñera recorre la región de la Araucanía, todo esto tras las críticas que se le realizaron por no haber hablado de los Pueblos Originarios en su discurso presidencial del día 21 de mayo. Ya en la Araucanía, su agenda contemplaría reuniones con el Intendente, los Alcaldes de la región y las comunidades mapuche, además de ser este el momento en el que se harían públicas las políticas y acciones a implementar en la región y en especial en el tema indígena.

Durante su campaña presidencial ya habíamos escuchado hablar acerca del “Plan Araucanía”, con el cual se potenciaría el desarrollo de la región, en cuanto esta se encuentra considerada como una de las más atrasadas en términos productivos y de crecimiento económico a nivel nacional – se ubica en el décimo lugar- ; de manera paralela y siempre presente en la región se encuentra presenten el tema de la deuda histórica del Estado Chileno con los pueblos originarios, no se debe olvidar que el 23,4% es decir 203.221 personas son mapuche en esta región. Es así como, a través de este nuevo Plan se pretende mejorar la posición de la Araucanía dentro del ranking nacional, desde una perspectiva integradora, tal como se señala en una ponencia de Sebastián Piñera, este será un “Plan de reencuentro histórico entre la cultura de nuestros pueblos originarios, especialmente el pueblo Mapuche y la cultura de nuestro país”[1]

Dicho plan, nace como propuesta de CorpAraucanía[2], entidad que busca generar mecanismos de crecimiento económico para la región, proponiendo la necesidad de un desarrollo endógeno. El año 2009 integran entre sus miembros a comunidades mapuche interesadas en llevar a cabo acciones productivas de emprendimiento, razón por la cual se hacen parte de este conglomerado y de esta manera se integra parte de las miradas y demandas mapuche dentro de estos planteamientos. Es en este momento en que se comienza a gestar parte de lo que actualmente se enarbola como Plan Araucanía, puesto que la iniciativa de este grupo de empresarios fue tomada como base para la elaboración del proyecto propuesto por el gobierno actual en lo que fue su campaña presidencial.

El por qué surge esta iniciativa al interior de este grupo se debe principalmente a su preocupación por la imagen de la región, imagen que la presenta como una zona “conflictiva e insegura”, por lo tanto, no recomendable para llevar a cabo proyectos económicos de gran envergadura, se pretende revertir dicha opinión acerca de la Araucanía para con ello generar mayores negocios e inversiones, todo apuntando a un desarrollo económico empresarial, todo esto nace al alero de la problematización de lo que acontece en la región, que en palabras del empresariado lo que se vive en la Araucanía es una pugna de intereses (conflicto), sentimientos encontrados entre dos culturas de origen diferente (pueblos) que conviven en un mismo territorio[3]

Cuando el gobierno hace suyo este plan, comienza a instaurar nuevos ejes de acción que integren elementos más allá de lo meramente económico – a pesar de que el énfasis del proyecto se centra en dicho ítem -. Así se plantea como objetivo del Plan Araucanía “diseñar y plantear, desde el diálogo intercultural al supremo gobierno de la república una propuesta que conduzca a la pacífica convivencia social regional, condición ineludible que permite el anhelado y equitativo desarrollo y progreso integral (humano, económico, productivo, sociocultural de sus habitantes)”[4], todo esto con el fin de constituir una “agencia de cooperación para el emprendimiento, con identidad, conformada por representantes regionales del pueblo mapuche, gremios productivos, universidades y gobierno”[5]

Los ejes de acción en los que se emplaza la realización de este plan son: multiculturalidad, valorización de la identidad mapuche; desarrollo económico, productivo; educación y salud; social y reparación; vivienda y planificación; institucionalidad gubernamental. Cada uno de estos ejes va acompañado de una serie de objetivos y planes o programas concretos para ser desarrollados, así en el eje de la multiculturalidad encontramos como propuesta la creación de un “instituto mapuche”, además de encontrarse presente la noción de valorar lo mapuche como patrimonio y riqueza de la Araucanía[6]; por otra parte resaltan aquellas obras tendientes a mejorar la infraestructura existente en la región, expresada principalmente en la reparación de caminos (especialmente de acceso a comunidades), creación de nuevos colegios y mejoramiento de consultorios de salud primaria.

Para llevar a cabo este plan, se tiene considerado realizar inversiones públicas y atraer aportes externos que permitan ejecutar las obras propuestas, asimismo, se contempla un trabajo en diversos estamentos y áreas del gobierno; así junto con aplicar políticas y proyectos meramente locales, se tiene contemplado actuar a nivel de políticas públicas nacionales – especialmente en las impulsadas por el Ministerio de Agricultura – para que este proyecto sea tanto un proyecto local como nacional.

En lo que se refiere a tiempos para su ejecución, el Plan deberá ser entregado al presidente el día 30 de junio, de ahí en adelante el ejecutivo lo analizará y comenzará su aplicación, en lo que resta del año 2010 y centrando los mayores logros para el año 2011. La meta final es que de aquí a 10 año la región pase de ubicarse del décimo lugar de crecimiento económico a nivel nacional al puesto número siete, razón por la cual algunos ya comienzan a denominar al proyecto como Plan Araucanía 7.

Participación ciudadana

Para que la elaboración de este plan sea “participativa”, se ha creado una página web en la cual todos quienes ingresen pueden dar a conocer sus planteamientos e ideas para incluir dentro del proyecto final que debe ser entregado por el Intendente de la Araucanía al Presidente de la República el día 30 de junio. De igual manera, se llevaron a cabo consultas públicas realizadas por el Intendente al ir recorriendo la región y presentando a las comunidades y municipios este plan.

En la página web podemos leer comentarios y propuestas formulados por los alcaldes de la región, dirigentes de comunidades, funcionarios municipales y estatales y usuarios de diversos servicios públicos. Hay propuestas en diversas direcciones, algunas piden incluir el tema medioambiental, así como también muchas de ellas hacen mención a la importancia de desarrollar el turismo como uno de los recursos más importantes a explotar en la región, especialmente por las comunidades indígenas, en tanto lo mapuche constituiría un plus para atraer turistas, se propone inclusive que el wetripantu pase a ser una ceremonia con objetivos meramente turísticos. No obstante también hay quienes se cuestionan tanto incentivo y orientación hacia lo mapuche, en desmedro o más bien sin consideración especial de los no mapuche, hay una crítica a la discriminación positiva que se hace de lo mapuche y como un importante sector rural de pequeños campesinos no mapuche queda al margen de los proyectos de este plan, o más bien, no tienen el protagonismo ahnelado.

Por otra parte, a través de la prensa se han publicado diversas opiniones acerca de la implementación y ejecución de este plan, es así como la multigremial de empresarios de la región señala “esta iniciativa será como un testimonio que desde el diálogo y el respeto se puede consolidar la pacífica convivencia, permitiendo el anhelado y posible progreso integral, que incluye lo económico, productivo, educacional y sobre todo el desarrollo humano de todos los habitantes de esta región multicultural”[7]

En lo que se refiere a las comunidades mapuche, hay una serie de comunidades y agrupaciones interesadas en la ejecución de este Plan, quienes más apoyan su implementación son aquellas organizaciones con un enfoque productivo y emprendedor, pues ven en este plan la oportunidad para abrirse espacio en los mercados. La Alianza Territorial Mapuche por su parte señaló que el “Plan Araucanía es un distractor para que la CONADI deje de entregar tierras”[8]

A modo de reflexiones finales podemos observar que este plan posee un enfoque preferentemente economicista, el gran objetivo tras todo este trabajo es elevar los niveles de inversión y con ello de productividad en la región, todo esto conllevaría automáticamente a un mejoramiento en la calidad de vida, sin embargo, cabe preguntarse ¿en qué sentido se mejora dicha calidad de vida?, ¿es solo lo económico un indicador de mejor desarrollo?

La integración de lo mapuche es en los términos de la sociedad chilena, es decir integrarlos a que también sean microempresarios productivos, se vuelve urgente volver productivas las tierras en manos de las comunidades, así también se vuelve imperioso mejorarles los caminos para que les sea más fácil comercializar sus productos. Lo identitario queda relegado como se señaló en un momento a un tema de patrimonio, es una riqueza que se posee en la región, en cuanto a la diversidad de población existente, no obstante, siempre todos somos chilenos y como tal hay que regirse por los estatutos de dicha nación, tal como se plantea al hablar de reconocimiento constitucional, “La nación chilena es una, indivisible, multicultural”[9]


[1] Presentación Plan Araucania, en Enela 2009, disponible en www.pinera2010.cl

[2] Instancia público privada que busca impulsar el desarrollo productivo de la región de la Araucanía con el fin de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. www.corparaucania.cl

[3] www.corparaucania.cl

[4] En Resumen Ejecutivo Plan Araucanía, disponible en www.planaraucania.cl

[5] Ibid.

[6] Ibíd.

[7] Diario Austral, Miércoles 16 de Junio, Pág. 16, Disponible en www.australtemuco.cl

[8] Radio Bio Bio, martes 15 de Junio. Disponible en http://www.radiobiobio.cl/2010/06/15/llaman-a-diputado-garcia-a-devolver-a-los-indigenas-las-tierras-que-posee-su-familia-en-cunco/

[9] Presentación Plan Araucania, en Enela 2009, disponible en www.pinera2010.cl





Etnoturismo en el Budi

4 01 2010

Natalia Caniguan

Comienza la temporada estival y con ello comienzan a llegar los turistas hasta el Budi, potenciando de esta manera una nueva posibilidad de generar ingresos económicos para las comunidades mapuche, esto a través del Etnoturismo o también llamado Turismo Mapuche, actividad que cada día va en aumento y que como tal, no ha estado exenta de críticas de algunos sectores, así como también de problemas producto de la asociatividad y el trabajo en conjunto. A continuación presentaremos un esbozo acerca de, ¿en qué consiste esta actividad en este territorio?, el por qué surge esta actividad y su incidencia dentro de la población.

El Municipio de Saavedra ha definido tres ejes de desarrollo para la comuna, estos son la pesca, la producción de papas y el turismo, este último desarrollado en los poblados de Puerto Saavedra, especialmente en el sector de Boca Budi que se ha constituido como enclave turístico, dotado de cabañas y hospederías para recibir a los turistas; no obstante, los últimos años ha tomado impulso el desarrollo de iniciativas turísticas al interior de la cuenca del Lago Budi, en el territorio habitado por comunidades mapuche, siendo ellos quienes han emprendido actividades de etnoturismo o turismo mapuche, tendiente a dar a conocer su cultura, así como también generar ingresos adicionales para sus familias, puesto que la agricultura, que ha sido el sostén económico fundamental de las familias, cada vez exige mayores trabajos y menores remuneraciones, dado el agotamiento de los suelos y los cambios climáticos que se están produciendo.

Es así, como el año 2000 se llevó a cabo en el territorio del Budi un proyecto que buscaba unir a familias interesadas en desarrollar el turismo como iniciativa que clip_image002les propiciara nuevos ingresos económicos, formándose en ese entonces la Red de Turismo Azlilko Leufu Budi, que reunió en sus inicios a 21 familias, todas ellas habitantes de la cuenca del Lago Budi, quienes comenzaron a prestar diversos tipos de servicios tales como venta de artesanías con productos de la zona (tejidos, chupón), alojamiento en cabañas y rukas y degustación de comida mapuche como catuto y mudai, entre otros. Hasta antes de la institucionalización de las actividades turísticas, era común observar en el sector de Playa Maule (Puerto Saavedra) a mujeres mapuche ofreciendo sus artesanías, se les ve caminar por el sector con pilguas (bolsos de fibra) y diversos artículos tejidos en chupón principalmente.

Con el surgimiento de estas iniciativas, se comienza a hacer visible el tema turístico, en el camino público (camino rural principal) notamos la presencia de señalética que nos indica la existencia de alguna de las iniciativas familiares que se han emplazado, las que si bien en un comienzo nacieron bajo el alero de una fundación externa que apoyó el proceso de asociatividad de los comuneros, finalmente se fue desarrollando de manera autónoma por cada una de las familias participantes.

No obstante, cabe destacar dentro de estas iniciativas la surgida al interior de la comunidad de Llaguepulli, que se encuentra ubicada en el límite sur del Lago Budi, en la comuna de Teodoro Schdmit y donde a diferencia de los otros casos, esta actividad es desarrollada por la comunidad en su clip_image004conjunto, distribuyéndose las tareas que implica el desarrollo del turismo entre los comuneros, es así, como hay quienes prestan alojamiento en cabañas y rukas, mientras otros son los encargados de realizar paseos y cabalgatas, asimismo, hay quienes realizan y venden sus artesanías y finalmente quienes ofrecen otros productos como por ejemplo quesos y mermeladas a los visitantes, con ello, toda la comunidad participa de este nuevo rubro, potenciándose los lazos de unión de sus miembros, además de generar ingresos económicos para todos los participantes, evitando con ello el surgimiento de distinciones económicas y con ello envidias y rivalidades al interior de la comunidad.

El desarrollo del etnoturismo y turismo mapuche, no está exento de problemas y críticas, hay quienes juzgan el llevar a cabo tales experiencias señalando que se está vendiendo o folclorizando la cultura mapuche, no obstante, quienes apoyan el desarrollo de esta actividad señalan que al contrario, esto ha permitido una revalorización de lo mapuche en tanto los comuneros han debido interiorizarse en su historia y sus costumbres para darlas a conocer a los demás, lo que a su vez genera una mayor socialización y transmisión de lo que es ser Mapuche, se busca hacer evidente la diferenciación con el resto de la sociedad.

De igual manera, cabe destacar que al ser los propios comuneros quienes han emplazado las iniciativas turísticas dentro de sus tierras familiares y quienes velan por su desarrollo y continuidad, hay un respeto por la naturaleza y un cuidado de no sobreexplotar la actividad, no son personas ajenas al territorio quienes controlan la actividad, por lo tanto está aportando al desarrollo de cada unidad familiar. De todas formas, el etnoturismo es una actividad reciente en este territorio, por lo que habrá que observar que ocurre más adelante con el, ver que cambios puede provocar al interior de las comunidades y ver si realmente aporta al “desarrollo con identidad” o solo es una alternativa económica que resulta ventajosa para desarrollar en estos momentos.